16 días de Activismo

Las chinas poblanas en la Marcha de las Putas

Las chinas poblanas en la Marcha de las Putas


* Se desvistieron cuerpos y cifras en la Sexta Marcha de las Putas

Redacción

Kara Castillo, corresponsal
SemMéxico, Puebla, 28 noviembre 2016.- Mujeres con la falda de La China Poblana y torsos desnudos encabezaron el contingente de activistas, defensores de Derechos Humanos, además de académicas, amas de casa y hombres participantes en la sexta Marcha de las Putas que cruzó el primer cuadro de la ciudad con el mensaje "Mi cuerpo es mío".
En la jornada de protesta que comenzó a medio día no sólo se descubrieron cuerpos, las cifras de violencia en Puebla también se desnudaron. Lado B y Social-Tic cubrieron el piso del zócalo con las gráficas que dan cuenta del fenómeno.
Las consignas que se gritaron desde la avenida Juárez y 13 Sur eran declaraciones al derecho a una vida libre de violencia, al libre tránsito y el cese a la violencia feminicida y el acoso callejero.
A un lado de la Catedral, Itzel revirtió el símbolo de La China Poblana: "La China Poblana, es un personaje ícono de la cultura poblana, mucho se dice sobre ella: que era china, que era virgen, que era una santa, que era sumisa, ¡hasta que un Papa prohibió que le rindieran culto!
La mujer de la que hablan los mitos es una mujer que era princesa, la trajeron de esclava desde Mongolia, no conocía el idioma, la cultura. En realidad, está mujer fue víctima de lo que ahora llamamos Trata de Mujeres. La China Poblana fue secuestrada, esclavizada, violada, separada de su familia. En eso se basa la cultura poblana en la imposición de íconos y símbolos en dónde se oculta la violencia patriarcal y la doble moral reina.
Al mismo tiempo en la época colonial las mujeres que decidían salir de noche, a fiestas, a pasear o a lo que fuera -menos a quedarse recluidas en su casa- se les llamaba despectivamente “las picos pardos”, ya que sus fondos de picos estaban manchados de lodo por salir de noche a las calles. ¡Similar a las putas! Nosotras decidimos tomar esos símbolos y subvertirlos.
Y decimos ¡Sí, aquí están las chinas poblanas, las picos pardos! Las que tomamos las calles, las que decidimos, las poblanas rabiosas y alegres. Las que somos sororarias y amorosas. Las que se autodeterminan. Las que van por la colectividad. Las que tiene memoria. Las antisistémicas. Las chinas que ni perdonan ni olvidan.
Nuestra es la vida, nuestro es la pasión, nuestra es la libertad.
Contra la violencia sistémica, autodefensa feminista.
No estamos todas. Ni perdón, ni olvido, con el puño en alto, la sonrisa en la cara y la digna rabia en el corazón".

Comment Box is loading comments...