¿Mamás asexuadas?

No comprendo por qué está peleada la sensualidad y sexualidad con su papel de madres.


* Se nos olvida que las mamás son mujeres, que tienen derecho a salir de noche.

Lizbeth Álvarez Martínez


Lizbeth Álvarez

SemMéxico. Cd. de México. 10 de mayo de 2017.- Conozco su ritmo de bailar, su estado de ánimo lo mido con la intensidad que le ponen al moverse con determinada canción; sé perfectamente las coreografías que se saben de principio a fin y las que podrían bailar toda la vida a solas.
Cada vez que llega una nueva “bailarina”, la adoptan sin necesidad de saber su nombre o quién la invitó al equipo. Lo importante es que quiere jugar con su cuerpo, moverse, reír y gritar de alegría.
Es curioso: ellas han adoptado una figura de animal, a veces se llaman por su sobrenombre; por ejemplo, Oliva es un panda, Lourdes una “ratita”, Conny es un oso, Mariana un gusano, Julia es una rana, Ana María un pez, Araceli una French Poodle, Mayola un elefante, Gabi una gatita, Lulú es una loba, Norma una iguana, Marbella un pingüino, Maribel es una vaca, Leti un águila y Leonila es un changuito.
Su creatividad e imaginación han superado a las niñas que eran hace unos años.
Hay algo más que también conozco de ellas, la vergüenza que les causa bailar “Careless Whisper” de George Michael, una canción muy sensual para mi gusto. Algunas se sueltan el cabello para sentirse “sexis” y se mueven como si estuvieran a solas. Otras se ríen y se quedan medio pasmadas ante su cuerpo. Entonces apagamos la luz del salón para que se sientan cómodas y puedan bailar libremente.
Para que estén más tranquilas, les digo que sientan su cuerpo, que es solamente de ellas, que nadie las va criticar (ni ellas mismas), que se miren al espejo y bailen como si nadie estuviera, que salga su sensualidad, que no les dé pena.
No comprendo por qué está peleada la sensualidad y sexualidad con su papel de madres. Pareciera que cuando tienen hijos, las mujeres deben de volverse asexuadas y abnegadas.
Se nos olvida que las mamás son mujeres, que tienen derecho a salir de noche o a cualquier hora del día sin necesidad de llevar a alguien de la mano; que puede haber en sus cajones un baby doll listo para usar; que pueden ir a la escuela y no necesariamente a la de su hijos; que pueden ir a la librería y no precisamente para buscar el libro que le pidieron al niño; que pueden ir al cine y no por fuerza ver la película infantil; que tienen derecho a hacer deporte, así como los niños en la escuela y los padres que juegan futbol los domingos; que son seres humanos con sueños y aventuras personales y no por eso dejan de ser madres.
Eso sí, el espacio donde ellas hacen ejercicio sí está peleado con la tecnología, y no porque se prohíba utilizar el celular, sino porque de 8 a 9 de la noche solo existen ellas: las mujeres que se empoderan en sus cuerpos, las que ríen con su compañera, las que intentan aprenderse la coreografía, las que gritan y aplauden cada vez que termina una canción.
Este 10 de mayo, vamos a celebrarlo porque ellas son tradicionales con el día. Pero no habrá chocolates ni las típicas flores. Simplemente nos pondremos Los Tenis, el pants y la blusa deportiva; sudaremos el maquillaje, beberemos agua y gritaremos fuerte para que nos escuchen otras mujeres y decidan unirse a través del trabajo con su cuerpo, y el próximo 10 de mayo lo celebren ejercitándose.



Comment Box is loading comments...