Mujeres

Instituciones rechazan y persiguen la partería tradicional

Parteras garantizan los derechos de las mujeres: Bárbara García


* Reduce la violencia obstétrica: Zoila Ríos Coca

Soledad Jarquín Edgar

San Miguel de Allende, Gto., 3 mayo 2017.- Pese al rechazo de la medicina oficial y la persecución de las instancias del sistema de salud pública, la partería tradicional garantiza los derechos humanos de las mujeres, les permite decidir de qué forma y en dónde desean parir y evita la violencia en su contra, dijo Bárbara García Chávez al presentar aquí el libro “La sabiduría del parto tradicional para un buen nacer”, realizado en coautoría con la médica Zoila Jovita Ríos Coca.
A su vez, Ríos Coca aseguró que además de la imposición del modelo médico como la única forma para “garantizar la salud” en un nivel de poder, existen razones financieras de peso en el sistema de salud para rechazar la partería tradicional en México.
Invitadas por esta municipalidad en el marco del 475 aniversario de su fundación, García Chávez resaltó que la medicina tradicional y la partería han permanecido pese al rechazo de la medicina oficial, la presencia dominante de la medicina alópata, la actitud indiferente en un sistema de creencias que contrasta de forma desventajosa con las nociones científicas.
La también regidora de Igualdad de Género en el municipio de Oaxaca de Juárez hizo hincapié en la necesidad de impulsar la partería tradicional cuyos conocimientos están estrechamente ligados a la visión cosmogónica del mundo y las creencias de cada cultura, basada en la confianza a partir del conocimiento y respeto a los elementos naturales y su equilibrio.
Pero al mismo tiempo, dijo, al respeto a los derechos humanos de las mujeres que ancestralmente en comunidades rurales e indígenas, pero también urbanas, han sido atendidas por parteras tradicionales.
Ríos Coca agregó que una ventaja fundamental de la partería tradicional es la reducción de la violencia obstétrica que sufren las mujeres en las clínicas y hospitales. Consecuencia de esa violencia son las innecesarias cesáreas que se practican a mujeres al momento del parto. Sin embargo, dijo lamentablemente el número de mujeres que practican la partería se han reducido.
Entre las razones por las cuales se rechaza la medicina y partería tradicional se encuentra la hegemonía del modelo médico que rechaza la medicina y la partería tradicional y, por otro lado, son evidentes las razones económicas tanto para el personal médico y empresarios de clínicas y hospitales, como también para la industria farmacéutica.
Dijo que el 90 por ciento de las mujeres de todas las edades pueden parir por parto natural y solo el 10 por ciento presentan alguna complicación que se puede resolver en casa, sin embargo, México ocupa uno de los primeros lugares por el número de partos quirúrgicos que realiza, en Oaxaca, por ejemplo, dijo que se practica hasta en seis de cada 10 partos.
Ambas autoras destacaron la importancia de la partería tradicional: Bárbara García Chávez afirmó que la partería es una forma de garantizar el nacimiento de niñas y niños en al menos un 32 por ciento de la población de Oaxaca, la entidad con mayor número de comunidades indígenas del país.
En tanto que Ríos Coca apuntó que ésta es una tradición que se transmite de generación en generación, de bisabuelas a abuelas, de abuelas a madres y de madres a hijas, y que forma parte de la identidad cultural de una población.
Por su parte algunas mujeres de San Miguel Allende explicaron sus malas experiencias al momento del parto en instituciones de salud pública, en tanto que parteras profesionales egresadas de la Escuela de Parteras Profesionales de Casa, que se ubica en esta ciudad hablaron de las dificultades que enfrentan con el sistema de salud que obstaculiza su trabajo.
El libro “La sabiduría del parto tradicional para un buen nacer”, fue editado por el Consejo Ciudadano de Formación y Cultura Autogestiva, Asociación Civil, con el apoyo del Consorcio Internacional de Arte y Escuela (ConArte) y la Secretaría de Cultura del Gobierno Federal.
En él se analiza cómo fue que el modelo médico hegemónico se apropió de la atención del proceso fisiológico del parto, se aborda la cosmovisión de una partera tradicional y algunas prácticas relacionadas con el conocimiento de elementos como el frío y el calor de la mujer embarazada, los antojos, el cuidado de la alimentación, las hierbas medicinales empleadas con mayor frecuencia para inducir el trabajo del parto.
También visibiliza la realidad de la muerte materna e infantil y evidencia que la gran mayoría de casos de muertes maternas ocurren en el ámbito de los centros de salud pública, también revisa el marco normativo legal que resguarda los derechos de las mujeres en el embarazo, parto y puerperio, así como los de sus hijas e hijos, la violación a sus derechos fundamentales.
En suma, explica de manera clara y sencilla, la importancia del trabajo de las parteras para un buen nacer.

Comment Box is loading comments...