Internacional

La CEPAL convoca al sector público y privado a “cambiar la conversación” para hacer frente a la desigualdad

* Fue presentado el informe anual sobre el progreso y los desafíos regionales de la Agenda 2030.


* *Participan representantes gubernamentales de 33 países de la región

Gloria Analco

SemMéxico, Cd. de México, 27 abril 2017.- Con el foco puesto en la desigualdad y la urgencia de sacar de la extrema pobreza a 75 millones de latinoamericanos, la mayoría mujeres, fue presentado el informe anual sobre el progreso y los desafíos regionales de la Agenda 2030.
En el marco del Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible, que tiene lugar en la sede de la Cancillería mexicana, Alicia Bárcena, Secretaría Ejecutiva de la CEPAL, presentó el informe.
Dijo que en el Foro, en el que participan representantes gubernamentales de 33 países de la región, se está intentando cambiar la conversación entre el sector público y privado, convocándolos a un cambio progresivo para hacer frente a la desigualdad, misma que, señaló, “conspira contra el buen desempeño de las empresas”.
Consideró que el nuevo contexto “pone en riesgo la Agenda 2030”, por lo que los países deben incorporar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en sus planes de desarrollo y han de poner la atención en aquellas “tensiones” que se quieren resolver con el documento.
Bárcena dijo que la Agenda es necesaria para “corregir el sesgo recesivo” y añadió que “necesitamos que las economías superavitarias se pongan de acuerdo y surja un nuevo keynesianismo, para que podamos abordar los grandes desequilibrios que hoy tenemos”.
Destacó que queda pendiente resolver la “disociación profunda” entre los activos financieros y la economía real.
Actualmente, hay mucha liquidez, pero “está en pocas manos”, especialmente en las de grandes trasnacionales financieras.
Otra cuestión es cómo movilizar los recursos encaminados a implementar la Agenda 2030. En la región “pagamos pocos impuestos”, recordó la mexicana, y el tema más delicado en este ámbito sigue siendo la evasión fiscal.
“¿Estamos haciendo financiamiento para los privilegios o para el desarrollo?”, cuestionó la secretaria, quien indicó que hay países que están haciendo amnistías para que los capitales regresen del extranjero y, aun así, “ha costado trabajo que el sector privado realmente registre sus ganancias”.
Los estímulos fiscales “tienen que tener un horizonte claro”, para conseguir una “expansión coordinada” económica que también esté alineada con la Agenda 2030.
El objetivo de esto, destaca el informe, es tener en el punto de mira las “inversiones en tecnologías limpias” a favor de la eficiencia energética y la reducción de emisiones, para que la recuperación económica no entre en conflicto con las metas de cuidado del planeta.
Por otro lado, dijo que todos los países “quieren exportar y exportan lo mismo”, pero no existe una “demanda externa suficiente”, por lo que la solución, consideró, es elevar la demanda efectiva de las naciones superavitarias, que tienen que ayudar “al resto del mundo para seguir adelante”.
Aseguró que los espacios de integración regional, como el Mercosur, surgieron en momentos de crisis como el actual. “La región fue capaz de responder en un contexto de desafíos internacionales y unirse, y es lo que creemos que debe ser”, agregó.
Anteriormente, los niveles de comercio intrarregional en América Latina y el Caribe estaban en un 20 por ciento. Sin embargo, esta cifra ha retrocedido y actualmente está en un 16 por ciento, mientras que en Europa es cercano al 63 por ciento.
La productividad, dijo, continúa sufriendo rezagos en la región, donde además existe “muy poco esfuerzo respecto a la investigación y el desarrollo”.
El informe apunta que si la incorporación del progreso técnico y la productividad quedan atrás, “la competitividad internacional dependerá cada vez más de los recursos naturales o de salarios más bajos”, lo que contradice los objetivos de proteger esos recursos y combatir la desigualdad.


Comment Box is loading comments...