Internacional

República Dominicana, anegada por lluvias y muertes de sus mujeres

* 14 mil personas desplazadas, en 61 comunidades aisladas y más de 2 mil viviendas afectadas.


* * La prensa nacional no deja de publicar hechos de violencia intrafamiliar.

Mercedes Alonso Romero

SemMéxico/SEMlac. Santo Domingo, 25 de abril de 2017.- En momentos en los cuales las familias dominicanas enfrentan situaciones de desastre, debido a las torrenciales lluvias que afectan en estos días de abril, las imágenes televisivas muestran, dentro de las 14 mil personas desplazadas, en 61 comunidades aisladas y más de 2 mil viviendas afectadas, rostros de mujeres que luchan con valentía singular por proteger hijos e hijas y salvar sus menguadas pertenencias de las voraces inundaciones.
Y en medio de los llamados del Centro de Operaciones de Emergencia (COE), y las alertas: roja, amarilla y verde para disímiles provincias, la prensa nacional no deja de publicar hechos de violencia intrafamiliar y de género que se suman a la tragedia climática.
Más allá del incorrecto enfoque de algunas noticias, lo cierto es que no hay inicio de semana en que los medios de comunicación no reporten acerca de hombres que matan “de un cartuchazo” a su compañera sentimental; o de “propinarle 16 machetazos”: o de “estrangularla”…
Así que en medio de estas angustiosas lluvias, la otra realidad persiste y la nación dominicana continúa entre los penosos primeros lugares de América Latina, con mayor número de mujeres asesinadas a manos de sus actuales o exparejas, y según estudios del Observatorio Político Dominicano (OPD), institución adscrita a la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), “…el creciente número de feminicidios y los embarazos en adolescentes constituyen los principales problemas que afectan a la mujer dominicana en la actualidad”.
El informe de Flor Batista, investigadora de la Unidad de Sociedad Civil del OPD, al cual tuvo acceso SEMlac analiza los avances y retrocesos de la mujer dominicana en términos de educación, salud, participación política y sector laboral para el período 2015-2016.
El texto concluye que para este año 2017 se necesita poner énfasis en el Proyecto de Ley de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, el aborto y sus causales, así como una ley de partidos políticos que garantice una mayor participación de la mujer en este entorno.
También la ministra de la Mujer, Janet Camilo, ha afirmado que “el feminicidio es el principal obstáculo en el desarrollo del sector femenino de la población dominicana”, expuso el pasado 8 de marzo, durante la celebración del Primer Seminario Mujer, Ciencia y Desarrollo.

“Un problema de todos”
Otro flagelo que abate sin piedad a la República Dominicana es el embarazo en adolescentes, con una tasa de 90 menores por cada mil, lo que significa “una máquina de reproducción de pobreza que se ha convertido en uno de los problemas sociales que más repercute en el desarrollo del país”, aseguró la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño, al encabezar en febrero pasado la inauguración del Foro Nacional de Prevención del Embarazo en Adolescentes: logros, desafíos y perspectivas, escenario en el cual se analizaron las estrategias para implementar un nuevo plan nacional que enfrente este mal en el período 2017-2020.
Cedeño admite que la sociedad dominicana conoce “cuáles son las causas de esta realidad (…) las carencias materiales, físicas y emocionales, la falta de educación sexual y de una eficiente atención primaria en salud, la violencia sexual y la violencia de género a la que son sometidas las niñas y las mujeres dominicanas”, expresó.
La vicepresidenta afirmó que “más que un problema de salud pública, es un problema para el Gobierno, para la sociedad civil, para las empresas privadas; es decir, es un problema que debemos abordar todos”, dijo.
La cantidad de jóvenes dominicanas que se embarazan equivalen al 20.5% de las adolescentes entre 15 y 19 años.
Las muertes maternas en general, aunque se han reducido en relación con años anteriores: en 2016 se registraron 168 defunciones, 21 menos que en 2015, con 189 fallecimientos, y en 2014 hubo 193 muertes; pese a que existe una cobertura del 90 por ciento en partos institucionales, esta mortalidad se mantiene en 109.7 por cien mil nacidos vivos.
Para el director del Consejo Nacional para el VIH y el Sida (Conavihsida), doctor Víctor Terrero, “la mortalidad materna es la más grande violación a los derechos humanos de la mujer”, declaró al digital Acento el pasado 10 de marzo.
Al concluir la redacción de estas líneas, los aguaceros con tormentas eléctricas continuaban en gran parte del territorio nacional y otra vaguada amenazaba con desbordar las presas y seguir incrementando el cauce de los ríos. Los rostros de las mujeres junto a los puentes caídos y los hogares anegados reflejan intrepidez y fortaleza. Ojalá la dañada naturaleza ceda, en tanto los gobiernos acaben de aplicar políticas que protejan a este sector poblacional que no solo da la vida sino que, además, la protege con fuerza inconcebible.


Comment Box is loading comments...