Es mejor privatizar desde el principio

El ayuntamiento quien invertirá directamente 50 millones de pesos para una primera etapa de la construcción del Parque Metropolitano


* Ocurriría lo que con el alumbrado público: con el erario se construyó toda la red eléctrica de Hermosillo y la cual pasó ahora a concesión particular sin que aquello le costara un cinco.

NATALIA VIDALES

SemMéxico. Hermosillo, Sonora. 24 de abril de 2017.- Si la tendencia es privatizar o concesionar algunos servicios públicos, tal vez sea hora de pensar mejor hacerlo desde un principio. De esa manera no se invierten millones de pesos del erario en obras que después serán operadas por la iniciativa privada in que le haya costado nada el capital ni los recursos públicos inicialmente utilizados.

La síndico de Hermosillo, la Arq. Angelina Muñoz Fernández, declaró que será el ayuntamiento quien invertirá directamente 50 millones de pesos para una primera etapa de la construcción del Parque Metropolitano, más la licitación de las obras de vialidad y acceso al lugar. “Nos costó mucho trabajo”, abundó, conseguir las 50 hectáreas de terreno necesarias. Pero todo ese esfuerzo y dinero podrían -en el afán concesionador- pasar después muy convenientemente a manos particulares a quienes no habrá costado un peso tamaña inversión, pero que sí les arrojará utilidades. Ya se verá en esta ocasión a quien beneficiarán…es lo que dice Juan Pueblo.

Ocurriría lo que con el alumbrado público: con el erario se construyó toda la red eléctrica de Hermosillo y la cual pasó ahora a concesión particular sin que aquello le costara un cinco. Entonces… sería más conveniente que, de una vez, la ipé se encargara tanto de la inversión inicial y total de la obra del Parque Metropolitano y enseguida y también de su operación y utilidades y no solo de esta última y ventajosa parte.

Y lo mismo puede decirse del proyectado “Kino Mágico” donde en 5 hectáreas (que también consiguió el ayuntamiento) se invertirán 60 millones, en otra danza de recursos del erario y que mañana o pasado por angas o por mangas se decida que mejor lo opere un particular. Si, así como hacen las cosas algunos gobernantes: a su criterio y arbitrariamente. Pues mejor de una vez ¿no? Y todos aquellos recursos sean utilizados en otras obras para la población (de esas que no pueden concesionarse, al menos no todavía, como la seguridad pública, la red de agua potable, la urbanización, las calles y demás).

El fabuloso proyecto “Kino Mágico” (que se empezó a construir sin dictamen de impacto ambiental y por lo cual está suspendido) recuerda aquella otra increíble maqueta de los años 70´s en la que el empresario Rogelio Marín transformaría un área muy cercana al proyecto de hoy. A la inauguración vino el presidente Echeverría y tras algunos millones tirados al mar la obra fue un fracaso de atracción turística, pretendidamente internacional.

Cada año vienen inversionistas nacionales y extranjeros, invitados por el gobierno a comer langosta en Kino, y tras maravillarse de sus paisajes regresan a sus oficinas solo para enterarse de que Kino no es un destino turístico sencillamente porque para serlo requeriría de, al menos, ocho meses de buen clima al año, y Kino tiene apenas dos, y salteados: mayo y octubre. Acapulco tiene todo el año. Así que Kino es el balneario de Hermosillo y para turismo de exploración y paisaje, pero nada más ( lo cual tiene encantados a los ambientalistas).

En el caso de La Sauceda, del Gobierno del Estado, las cosas serán diferentes en su reconstrucción: se escogerá desde el inicio el proyecto de los inversionistas que contemple mejor el doble objetivo de recreación y de generador de recursos económicos; algo más parecido a lo aquí planteado.

Finalmente es falso que el Parque Metropolitano será un “pulmón” de Hermosillo. Ese concepto ya no existe en el ambientalismo: el valor del agua, del sembradío de árboles, y el mantenimiento son más costosos que el beneficio de algunos metros cúbicos de oxígeno adicional en la ciudad. Hoy el concepto es cuidar la flora natural de millones de plantas alrededor de las ciudades, que no cuestan nada.

Por eso se dice que no importa de qué estén hablando nuestros políticos, están hablando de dinero, del de los contribuyentes.


Comment Box is loading comments...