Internacional

Persisten estigmas sobre menstruación en Nepal

*Aíslan a las niñas en cobertizos


* *Pese a la prohibición desde 2005 sigue ocurriendo

Gloria Analco

SemMéxico, Cd. de México, 7 abril 2017.- Las niñas que menstrúan en las zonas rurales de Nepal son confinadas en cobertizos llamados “chhaupadi” hasta que dejan de sangrar, donde sufren frío, aislamiento y enfermedades.
Para detener esa práctica, que fue prohibida desde 2005, Restless Desarrollo de Nepal está trabajando en su eliminación en cuatro distritos de esa alejada región, con un programa que es apoyado por el Fondo Fiduciario de la ONU para Eliminar la Violencia contra la Mujer, el cual es administrado por ONU Mujeres.
El aislamiento se ha seguido produciendo a pesar de que el Tribunal Supremo de Nepal prohibió el uso del chhaupadi en 2005, y en 2010 el Plan Nacional de Acción contra la Violencia de Género en Nepal reconoció que es una práctica perjudicial y una forma de violencia contra las mujeres, alimentada por mitos e ignorancia.
Un gran número de niñas y mujeres en las regiones lejanas del medio oeste de Nepal siguen experimentando esa dañina práctica, a la que se suma que en algunas áreas las mujeres también se ven obligadas a dar a luz en el chhaupadi y permanecer ahí hasta por dos semanas con las mismas restricciones, incluso de alimentos, que ponen en riesgo la salud de las madres y los bebés.
Restless está trabajando en la eliminación del chhaupadi en cuatro distritos y trabaja proporcionando educación a jóvenes, líderes de la comunidad, tradicionales sanadores y organizaciones locales.
En dos años ha capacitado a 131 educadores y sus actividades las ha podido realizar con más de 20 mil niñas y mujeres, así como con 15 mil niños y hombres.
Antes del programa, casi el 20 por ciento las niñas y mujeres utilizaban la cabaña durante la menstruación, ahora la prevalencia se ha reducido a un cinco por ciento, según informó ONU Mujeres que ha recogido algunas opiniones.
Danni Mayath, integrante de un grupo de madres del distrito de Kailali, dijo: “La mayoría de nosotras nos hemos dado cuenta que seguíamos mitos injustificados relacionados con la menstruación durante todo este tiempo”.
Continuó que han aprendido de los educadores que era totalmente una práctica errónea.
“Hoy en día, la mayoría de nosotras nos quedamos en nuestras casas y consumimos productos lácteos y alimentos nutritivos y la práctica está desapareciendo gradualmente en nuestra comunidad”, dijo Danni Mayath.
A su vez, Bransa Jishi, una profesora de Primaria señaló que después de la ejecución del proyecto en su comunidad “podemos ver algunos cambios”.
Según reporta ONU Mujeres, muchos médicos tradicionales también han comenzado a cambiar su forma de pensar acerca del chhaupadi, lo cual es sobresaliente porque influyen de manera poderosa en sus comunidades.
Rati Nata, uno de los sanadores tradicionales que participa en el programa, dijo:
“Después de participar en la formación, he convencido a mi esposa para permanecer dentro de la casa, tomar su baño como regularmente lo hace y consumir comida nutritiva durante la menstruación”.
Y agregó: “Ella ha estado haciendo esto y nada malo ha sucedido, y ahora, dando ejemplo en mi propia casa, he tratado de convencer a mis vecinos acerca de las consecuencias negativas de la discriminación durante la menstruación”.
Restless Desarrollo de Nepal es una organización dirigida por jóvenes que ofrece un programa de “igual a igual”, como lo enuncia, en la salud sexual y reproductiva y educación sobre la violencia basada en el género, tanto a adolescentes como a jóvenes dentro y fuera de la escuela.
El Fondo Fiduciario de la ONU ha estado apoyando su programa para eliminar la práctica del chhaupadi desde 2015.

Comment Box is loading comments...