Mujeres

Muerte de Jennifer responsabilidad del Estado

Belem Palmeros molesta por las falsas expectativas creadas por el gobierno veracruzano


* Se necesitaban 10 mil dólares para su traslado a Estados Unidos

Redacción

Guadalupe Ríos
SemMéxico, Juchitán, Oax., 5 abril 2017.- “Jennifer murió por culpa del Estado”, afirma pesarosa Belem Palmeros, Presidenta de la Fundación Michou y Mau para niños quemados, con sede en el Puerto de Veracruz entrevistada vía telefónica.
Belem está molesta porque no pudo conseguir la anuencia de la propia afectada Jennifer Antonio Carrillo ni de su madre, para su traslado y atención en el Hospital de Galveston, en EU de manera gratuita por la Fundación. Las falsas expectativas creadas por las autoridades de gobierno veracruzano pesaron mucho.
“Al principio Jennifer estaba de acuerdo, la mamá también. Solo necesitábamos que los gobiernos de Oaxaca y Veracruz pagaran los 10 mil dólares (unos 200 mil pesos) para el traslado aéreo a Estados Unidos, pero los representantes de ambos gobiernos dialogaron y dijeron que no era necesario, que en Veracruz la podían sacar adelante y la familia y la propia Jenni creyó en eso” explicó.
Dijo que Jenny se sintió “acompañada” con la Fundación “Te queremos ayudar” que hizo buen trabajo y se sintió “cobijada” con la presencia de la fiscal oaxaqueña Rosario Villalobos, pero “no habían condiciones para su recuperación en el área de quemados del Hospital de Especialidades de Veracruz, esa es la verdad”, indicó.
Aunque la Fundación Michou y Mau solo atiende a niños quemados, por gestión de Palmeros habían aceptado hacer una excepción en el caso de Jenny porque acababa de cumplir los 18 años.
“Sería recibida y atendida hasta los 21 años de edad pues cada año llegan a México cirujanos para atender a pacientes que requieren operaciones, todo a cuenta de la Fundación… y cuando dijeron que no se iba a trasladar busqué otras opciones, la iban a recibir en Xochimilco, pero no quisieron”, explicó Belem Palmeros.
La agresión
Bebedor y violento, a sus 20 años Edgardo Romero Álvarez ya tiene fama como “guachicolero” (vendedor de gasolina robada) en Matías Romero y la agresión que hizo contra su esposa Jenny la madrugada del 27 de febrero, no era la primera.
Tres años atrás, las autoridades ministeriales de Matías Romero integraron un expediente en su contra, cuando Jennifer lo denunció tras sufrir severos golpes que le provocaron un aborto. Después, atemorizada, amenazada por su agresor, Jennifer retiró la denuncia. Las autoridades no investigaron nada sobre el crimen cometido.
El 28 de febrero Edgardo llevó su violencia hasta el grado de feminicidio, aunque la fiscalía integró el expediente por el delito de “violencia familiar”. El agresor trasladó a Jennifer al Instituto del Seguro Social con el 80 por ciento del cuerpo quemado diciendo que ella misma se había prendido fuego. Después huyó.
Deplorables condiciones del área de quemados del Hospital de Veracruz
“Nos avisaron del caso cuando Jennifer ingresó al hospital Valentín Farías de Coatzacoalcos y después fue trasladada al Hospital de Especialidades de Veracruz, pero las condiciones del área de quemados es deplorable. El personal trabaja bien, pero no hay condiciones. Hace años sí sacaban adelante a pacientes con el 70 por ciento del cuerpo quemado, hoy no, apenas sacan adelante a personas con daños en el 30 por ciento del cuerpo”, expuso.
Por su labor y el contacto con el hospital, la Presidenta de la Fundación Michou y Mau en Veracruz conoce la situación en que opera la institución de salud y asegura que no hay condiciones para atender satisfactoriamente casos de este tipo.
“Los equipos que tienen son obsoletos o está descompuestos; el gobierno de Veracruz dejó caer el área de quemados, el personal trabaja con riesgo para los pacientes; ni el clima se puede regular y operan con riesgo de que los pacientes sufran hipotermia” apuntó.
Señaló que en dicho hospital se han muerto niños que llegaron con el 40% del cuerpo quemado, y era muy difícil sacar adelante el caso de Jenny. “No sé si el gobierno de Oaxaca creyó lo que dijo el estado de Veracruz, que aseguró que estaban en condiciones de atenderla bien, pero no existen esas condiciones. Lo sé bien”, insistió.
Jugaron con su vida
Finalmente Belem Palmeros dijo que lo que ocurrió en el caso de Jenny es que “jugaron demasiado con la vida de una persona y no se logró conseguir la alta voluntaria para sacarla y trasladarla”, lamentó.
Asimismo insistió en que ahora corresponde a la Fiscalía dar seguimiento del caso para asegurar que se modifique el tipo de delito de “violencia familiar” a “feminicidio”.
“Jenny murió por culpa del estado, si desde la primera vez se hubiera atendido el caso de agresión, quizás Jennifer estaría viva. Lamentablemente las autoridades desestiman estos casos, se toman a broma y ahí están los resultados”, concluyó.
Jennifer Antonio Carrillo de 18 años, sobrevivió 36 días en cuidados intensivos con el 80 por ciento del cuerpo quemado y tras sufrir dos paros cardiacos en ese lapso, falleció el pasado 3 de abril. El culpable sigue prófugo.
En Oaxaca de Diciembre a la fecha se han reportado 33 muertes violentas de mujeres. En el Estado de Veracruz suman 55 de noviembre a la fecha.


Comment Box is loading comments...