Congreso

Todos los días hay casos como el de Daphne en México: Patricia Olamendi

*No hay un solo juzgado especializado en violencia de género.


* *“Feminicidio en México”, presentan libro en Cámara de Diputados.

Alicia Mendoza

SemMéxico. Cd. de México. 31 de marzo de 2017.- Patricia Olamendi Torres, integrante del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas sobre Discriminación contra la Mujer en la Ley y en la Práctica, abordó la gravedad que implica para los derechos humanos de las mujeres que en México no exista “un solo juzgado especializado en violencia de género”.

Durante la presentación de su reciente libro “Feminicidio en México” en la Cámara de Diputados, organizada por la Comisión Especial de Delitos Cometidos por Razones de Género, la ex subsecretaria de Relaciones exteriores advirtió que casos como el de “Daphne, que tuvimos la oportunidad de visibilizarlo, pasa todos los días en los tribunales. Incluso tenemos algunos expertos en derechos humanos diciendo que es correcta la interpretación del juez”.

Así lo sostuvo al abordar el caso, que se dio a conocer el pasado lunes 27 de marzo 2017, del juez Tercero de Distrito del Séptimo Circuito en Veracruz, Anuar González Hemadi, quien otorgó un amparo a Diego Gabriel Cruz Alonso, uno de los cuatro jóvenes acusados de violar a la menor de edad Daphne N, en mayo de 2015, en Boca del Río, Veracruz.

La experta en violencia de género cuestionó “¿qué sucede con el poder judicial? Dependiendo de tu turno se te manda a cualquier juzgado civil o familiar que puede estar encabezado por un hombre como el juez porky, para quien violentar a una mujer o violarla, no es tan grave”.

Patricia Olamendi también lamentó estos hechos a pesar de que “este Congreso ha destinado cantidades importantes de dinero para capacitación al Poder Judicial Federal, y por favor diputadas hagan una revisión exhaustiva sobre qué ha pasado con ese dinero; y a pesar de que existe un protocolo para juzgar con perspectiva de género, éste no permea, porque, por ejemplo existen amparos otorgados contra la pensión alimenticia”.

Recordó el reciente asesinato de Emma Gabriela Molina Canto, quien luchó por años para recuperar a sus hijos, “¿qué nos recuerda el asesinato brutal de Emma Gabriela y por la cual muchas mujeres como Emma han perdido la vida? La ausencia de procedimientos en materia de divorcio, que pueden tardar de cinco a siete años. ¡Qué mayor tensión queremos, qué mayor manera de alimentar la violencia!”

Además que “los casos de custodia o pérdida de patria potestad puede ser un eternum. Hay mujeres que terminan llevándose a sus hijos, porque no pudieron lograr la custodia o la patria potestad, aunque se demostró que hubo violencia contra ellos. Lejos de aminorar los temas de tensión y violencia se siguen alimentando con procedimientos absurdos”, expuso.

La autora del libro afirmó que en este contexto de violenciacontra las mujeres “los jueces no leen las leyes, porque desde 1989 logramos que en México la violación fuera también la introducción de cualquier elemento distinto al miembro viril. Y todavía las mujeres, los jueces y el ministerio público, las mandan a solicitar un examen ginecológico para saber si hubo o no desfloración. Mientras que el tipo penal pide lesiones, por lo tanto se debe pedir un certificado de lesión, no de desfloración. Esto sigue pasando todos los días en nuestro país, con todo y Código Penal nuevo”.

Explicó, que de acuerdo con uno de sus estudios sobre más “300 investigaciones de violencia sexual en el Estado de México, casi el 60 por ciento de estas violaciones de niñas y algunos niños fueron cometidos por sus familiares, a ninguna se les brindó medidas de protección y regresaron a sus casas” con sus agresores; y que el 40 por ciento de las mujeres violentadas y asesinadas, solicitaron apoyo a las autoridades o acudieron a un hospital, y no fueron atendidas.

En México existe “un enorme abismo en el Estado de derecho, en el cual nosotras somos las más desfavorecidas frente a esa ausencia del imperio de la ley. Esta actitud, no solamente negligente, sino que demuestra la misoginia de quienes dirigen el aparato del Estado mexicano se expresa en la nula aceptación de las responsabilidades del Estado mexicano con respecto a la violencia contra las mujeres”.

A pesar de la existencia de leyes como la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, que retoma a la Convención Belém do Pará, explicó que según datos del INEGI “el 95 por ciento de los asuntos no se investigan, solo el 3 por ciento se investiga, y tenemos un 98 por ciento de impunidad”.

Entonces, volvió a cuestionar, “¿cuál es la política del Estado mexicano para atender esta tragedia? Yo no conozco una política del Estado mexicano. Seguimos dejando a las entidades federativas que actúen como les de su gana. Hasta la fecha hay estados que en lugar de armonizar las leyes, han regresado. Y hay lugares donde las mujeres no están protegidas contra el feminicidio, porque sencillamente al estado no le ha dado la gana de legislar en materia de feminicidio”.

Al reconocer que la cámara baja “ha otorgado cantidades muy importantes por dependencia de gobierno para prevenir o erradicar la violencia, en este país no tenemos más de 50 refugios. No más del 20 por ciento de los municipios tienen una Unidad de Atención a la Violencia, la mayoría dirigidas por ONG. A pesar de que la primera medida de protección que ratifica el Código Nacional de Procedimientos Penales es la salida inmediata del agresor de la víctima (del hogar), ¿en qué lugar se está aplicando esta medida? Le dan un papel a la víctima, regresa a su hogar y es asesinada”.

En la exposición, Olamendi puso el acento en las instituciones y dependencias encargadas de proteger los derechos de las mujeres “¿sirve o no sirve lo que hemos hecho?”, y dio un ejemplo “la FEVIMTRA es una institución que no sirve, creamos un elefante blanco, como se están creando ahora los Centros de Justicia. Se hacen edificios, pero no se hacen modelos, no se capacita a la gente, no se le entrega la capacidad para la atención, y muchos de ellos están prácticamente a punto de cerrar”.

Por lo que, llamó a reflexionar sobre lo que hace falta enmateria de defensa de los derechos de las mujeres “mi conocimiento de más de 40 años trabajando en el tema está puesto en el libro con la única intención de que lo hagan suyo los funcionarios. Todavía las procuradurías siguen esperando 72 horas para iniciar una investigación y tenemos una problemática de desaparición masiva, en donde el crimen organizado también nos ha convertido en mercancías en amplios sectores y grupos del país”.

“A nivel nacional existe esta urgencia de respuesta inmediata, pero sobre todo existe una urgencia y es la protección de la vida de las mujeres y las niñas. Necesitamos cambiar, las cosas no pueden seguir así, porque todos los días este país aporta más de la mitad de los feminicidios que hay en toda América Latina y esto es vergonzoso”, concluyó.

Por su parte, la diputada Maricela Contreras Julián, presidenta de la Comisión Especial de Delitos Cometidos por Razones de Género, afirmó que no se puede tolerar acciones de un sistema de justicia que deja libres a quienes violentan a las mujeres.

Informó que trabaja en la elaboración de un Protocolo Nacional de Actuación Ministerial, Policial y Pericial para la Atención de los Delitos por Razones de Género, con el objetivo de eliminar de la visión de juzgadores y Ministerios Públicos el desdén en la investigación de casos de feminicidio.

Denunció que en algunos códigos penales hay aberraciones como las del homicidio por razones de honor, en los cuales se rebaja la sanción al varón que asesine a su cónyuge si la sorprende en un acto carnal o próximo a su consumación, además que en 21 estados de la República se tipifica el delito de rapto como aquel que retenga o se apodere de una mujer, como si fueran cosas.

La legisladora agregó que en 14 estados se extingue la acción penal si el delincuente se casa con la víctima, solo 13 estados de la República tipifican como delito la violación entre cónyuges o concubinos. Y que en legislaciones de 19 entidades todavía se contempla la obligación del débito conyugar, es decir, que las mujeres tienen que cumplir a sus esposos, ignorando los derechos a ejercer su sexualidad de manera libre.

Finalmente, la diputada hizo un llamado a las autoridades de Yucatán para la protección de la familia de Emma GabrielaMolina Canto.

A su vez, la diputada perredista Karen Hurtado Arana, presidenta de la Comisión Especial de Alerta de Género, informó que se están haciendo solicitudes para concertar citas con las dependencias encargadas de darle seguimiento a las alertas de género y ver realmente de qué manera están funcionando, ver qué están haciendo y saber cuáles son las políticas que están implementando para esto.

En la presentación también participó la diputada priista Laura Nereida Plascencia Pacheco, presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, quien afirmó que “los casos de feminicidio ocurren en un ambiente de gran impunidad. Las fiscalías o las procuraduría en los estados no inician las investigaciones policiales, periciales ni ministeriales desde la presunción de feminicidio, es un gran pendiente que tenemos en el país; aun cuando hace años la PGR emitió el Protocolo Nacional, este no se aplica a nivel estatal”.

Indicó que “a los gobiernos estatales les cuesta mucho trabajo reconocer que la violencia feminicida está asesinando a las mujeres mexicanas. No vamos a permitir que se siga ocultando los datos en los estados de asesinatospor el delito de feminicidio”.

Finalmente, la titular de la Unidad de Investigación de delitos para personas migrantes y del Mecanismo de apoyo exterior mexicano de la Procuraduría General de la República (PGR), Leonor de Jesús Figueroa Jácome, sobreel caso del juez Tercero de Distrito de Veracruz, dijo que “el poder judicial retira a este juez del cargo, pero eso no tiene un impacto como tal, es un asunto político nada más, pero en el fondo sigue habiendo personas que siguen pensando que pueden violentar los derechos humanos de las mujeres”.

El libro “Feminicidio en México” se puede consular y descargar en el siguiente enlace:
https://www.tirant.com/editorial/actualizaciones/9788416786367

Comment Box is loading comments...