Las heroínas de Barcelona

En Barcelona hay unas mujeres que trabajan 24 horas diarias de lunes a domingo.


* Son mujeres que se encargan de personas de edad avanzada y que viven en sus domicilios. A menudo son ancianos con demencias seniles, como el Alzheimer.

LA OPINIÓN

Siscu Baiges*
SemMéxico/ Sicom / La Independent. Barcelona. 24 de marzo de 2017.- En Barcelona hay unas mujeres que trabajan 24 horas diarias de lunes a domingo. Les conceden, a veces, seis horas libres a la semana.

Son mujeres que se encargan de personas de edad avanzada y que viven en sus domicilios. A menudo son ancianos con demencias seniles, como el Alzheimer.

Nos habló de ellas Carmen Juárez, una mujer que llegó de Honduras ya hace unos años, en el marco de las jornadas "La Unión Europea en el cruce. Refugio y migración", organizadas por ATTAC. Ella experimentó en carne propia durante varios años lo que supone realizar este trabajo. Supone, claro está, entrega y disponibilidad totales, cansancio, tristeza, estancamiento personal, enclaustramiento.

Y todo ello a cambio de unos 700 euros y, no siempre, el alta en la Seguridad Social.
Esto pasa en la misma Barcelona que saca 300.000 personas a la calle para gritarle al mundo y a las administraciones públicas que quieren acoger al máximo número posible de personas que huyen de la guerra, la violencia, la inseguridad o la pobreza.

¿Cuál es la Barcelona auténtica? ¿La que expresa su solidaridad en público o la que esconde su perversa maldad dentro de las paredes en las que encierra a esas cuidadoras?
Vivimos en una ciudad de contrastes. Pero esos contrastes no son sólo los que se aprecian en el colorido humano y cultural de nuestra Rambla, Gracia o las playas. Son también los de esa gente joven que se marcha a Grecia a ayudar en lo que pueden a personas refugiadas atrapadas en campos mal acondicionados y esa otra gente joven y adulta que traspasa el cuidado de sus mayores a personas que trabajan en régimen de casi esclavismo. O sin el casi.

Muchas de esas heroínas cambiaron el miedo a morir tiroteadas por cualquier motivo nimio en un país centroamericano por el desdén de gente sin corazón que se cree con derecho a maltratarlas psicológica o físicamente en los barrios altos de Barcelona a cambio de una paga miserable.

Son heroínas que sufren y lloran en silencio y que unas horas, pocas, algún domingo, se mezclan entre nosotros.

Si conocen a alguna de ellas, por favor denle un beso de mi parte.

* Periodista, profesor de la UAB y vicepresidente de la asociación Solidaritat i Comunicación-Sicom. Articulo tomado de metropoliabierta.com


Comment Box is loading comments...