Mujeres

Mensaje brutal, negligencia en casos de feminicidio: Patricia Olamendi

* El 40% de mujeres asesinadas en el Estado de México habían hecho denuncia previa.


* *Senado y Cámara de Diputados deben transparentar la magnitud de la violencia feminicida.

Alicia Mendoza

SemMéxico. Cd. de México. 14 de marzo de 2017.- Patricia Olamendi Torres, consultora internacional de ONU-Mujeres, afirmó que la negligencia de las autoridades en los casos de feminicidio “es un mensaje brutal a favor de la impunidad, la negativa a cumplir con sus atribuciones produce, no solamente impunidad, sino que alimenta a otros a cometerlos; es una tragedia que en nuestro país tengamos un precario Estado de derecho”.

Así lo sostuvo durante la presentación de su libro “Feminicidio en México”, en el Senado de la República, en la que participaron la senadora independiente Martha Tagle Martínez, la presidenta de la Comisión de Gobernación del Senado, senadora priista Cristina Díaz Salazar; Wendy Figueroa Morales, directora de la Red Nacional de Refugios; Martha Patricia Patiño Fierro, de la Red de Mujeres Líderes por la Equidad y una Vida Libre de Violencia, y la periodista Elisa Alanís Zurutuza.

En el evento Olamendi Torres destacó que actualmente es mayor “el nivel de saña, brutal ferocidad, dolor, daño, sufrimiento y odio en los casos de feminicidio; hoy en díason mucho más dramáticos los asesinatos de mujeres que se están reportando”.

La ex subsecretaria de Relaciones Exteriores afirmó que la negligencia de las autoridades para resolver casos de feminicidio es un mensaje brutal, porque “le estamos diciendo al feminicida: -tú lo puedes hacer cuándo quieras hacerlo-”.

Al afirmar estar “totalmente convencida de que los feminicidios pueden evitarse, porque se anuncian cuando una mujer va a pedir ayuda, cuando va a un hospital, cuando llega al Ministerio Público, pero la autoridad no las escucha”, ejemplificó que en el caso del Estado de México “el 40 por ciento de los casos de feminicidio”, las mujeres víctimas habían hecho una denuncia por violencia.

“Es decir, tenemos una autoridad que no solamente es omisa, cínica, sino corresponsable de la muerte de mujeres. Esta es una realidad que tenemos que parar”, acusó.

La autora condenó que “en México no podemos tener datos duros, esa es otra tragedia. Las procuradurías guardan los datos, los gobiernos estatales esconden las cifras, los tribunales guardan los datos que tienen. En realidad no sabemos la magnitud de la violencia”.

En el evento se destacó el avance que México tiene con leyes para prevenir, erradicar y sancionar la violencia feminicida, incluso, dijo Olamendi Torres “en el Código Penal pusimos sanciones a las y los servidores públicos que se niegan a integrar correctamente una averiguación, que desaparecen las pruebas o que no atienden a las víctimas”.

Señaló que “el 65 por ciento de las víctimas no acude a denunciar, entonces de qué magnitud delictiva estamos hablando, de qué nivel de impunidad estamos hablando. El Senado y la Cámara de Diputados tienen la importante labor de transparentar la magnitud de la violencia, porque si no sabemos qué pasa, no podemos enfrentarlo”.

Además, Olamendi Torres solicitó la difusión de su nueva obra, pues dijo está pensada para defensoras, defensores de derechos humanos y funcionarios públicos que no saben qué deben hacer.

“Tenemos que seguir peleando por una sociedad más igualitaria, pero sobre todo, porque el futuro de todas las mujeres en México sea un futuro libre de violencia”, finalizó.

Por su parte, la senadora Martha Tagle indicó que a pesar de todos los esfuerzos, que durante más de tres décadas se ha hecho en materia de derechos humanos de las mujeres, los casos de feminicidio no disminuyen, “la indolencia de las autoridades es un peligro para las mujeres”, por lo que afirmó que se requiere que las “mujeres sigamos organizadas”.

A su vez, Patricia Patiño Fierro reflexionó sobre la transformación cultural que la sociedad necesita, porque “vivimos la normalización de la violencia y odio contra las mujeres, requerimos concientizar y visibilizar la cultura de desprecio e inacción del Estado”, para organizar que se garantice la seguridad de las mujeres.

Wendy Figueroa manifestó que el gobierno necesita comenzar a invertir en prevención de la violencia, porque “aún no somos su prioridad”, ya que, dijo, “la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia tiene 10 años, pero no viene acompañada de presupuesto”.

La periodista Elisa Alanís expuso que a nivel nacional se necesita eliminar las figuras jurídicas que, aún existen, y que atentan contra los derechos humanos de las mujeres, como las que permiten la legalización del matrimonio infantil.

Al respecto, la senadora Cristina Díaz propuso a su homóloga Martha Tagle convocar juntas a los gobiernos del Estado de México, Guerrero, Chihuahua, Morelos, Puebla, Nuevo León, que son los que tienen mayor incidencia en casos de feminicidio para eliminar de sus códigos penales las trabas para que los presuntos culpables evadan la justicia.

Así, la legisladora priista se pronunció porque se fortalezca la legislación de prevención de violencia feminicida, “las mujeres vamos a ser la fuerza laboral más importante en México, somos el 53 por ciento de la sociedad, merecemos atención, el Estado nos tiene que proteger”, sentenció.

En su libro, Patricia Olamendi indica que las estadísticas y la correcta aplicación de las estrategias para la erradicación del feminicidio, permitirían “elaborar diagnósticos dirigidos a generar las políticas públicas adecuadas para la prevención de este delito”.

Lo que implica la necesidad de homologar las legislaciones estatales y la eliminación de costumbres en municipios, para poder hacer un efectivo combate a la violencia de género, pues en la actualidad, el abuso sexual, por ejemplo, no se considera aún en la legislación como un delito que atenta contra la integridad personal y el derecho a una vida libre de violencia.

De ahí que el abuso sexual, al no ser considerado como un delito grave, se sancione con un mes y hasta cinco años de prisión y el agresor será sometido a penas privativas de la libertad de acuerdo a nuestro nuevo sistema penal acusatorio.

Asimismo, se refiere que en México, el delito de feminicidio está tipificado en el artículo 325 del Código Penal Federal, no obstante, no existen circunstancias agravantes, pues se cataloga como variante del “homicidio calificado”.

El libro “Feminicidio en México” puede descargarse en el siguiente enlace https://www.tirant.com/editorial/actualizaciones/9788416786367


Comment Box is loading comments...