Hombres

“No podemos seguir fingiendo que no vemos”: Papa Francisco

*Dijo al orar por las víctimas en Guatemala


* * Demandó abrir los ojos al maltrato y abuso de las niñas y niños, lo que consideró una “plaga” que nadie quiere ver ni oír.

Redacción

SemMéxico. Cd. de México. 13 marzo 2017.- Al orar por las niñas que murieron en Guatemala, que ya ascendió a 40 víctimas, el Papa Francisco dijo que rezaba también “por todas las niñas y todos los niños que son víctimas de violencia, maltrato, explotación y guerra”.
Una de las adolescentes heridas en el incendio producido hace cinco días en un albergue para menores en Guatemala murió debido a las graves quemaduras que recibió durante el siniestro, elevando a las fallecidas a 40, informó una fuente oficial.
El incendio se registró el miércoles pasado en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, situado a 10 kilómetros al este de la capital y que está bajo la responsabilidad de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia de ese país.
Según el último balance, siete de las adolescentes heridas están en condiciones críticas y cinco fueron trasladadas a hospitales de Texas y Houston, en Estados Unidos, por la severidad de su estado.
El Pontífice elevó sus oraciones para que Dios consuele a las familias de las víctimas, y en su alocución en la Plaza de San Pedro pidió a todas y todos rezar por las víctimas.
Demandó abrir los ojos al maltrato y abuso de las niñas y niños, lo que consideró una “plaga” que nadie quiere ver ni oír.
“Esta es una plaga, un grito que no ha sido escuchado y que todos debemos escuchar. No podemos seguir fingiendo que no vemos, que no escuchamos”, recalcó el Papa Francisco.
Diecinueve jóvenes perecieron en el lugar, 21 en hospitales, informó el Hospital Roosevelt, y conforme han pasado los días las víctimas han ido en aumento, hasta sumar 40.

La institución se incendió el miércoles luego de una revuelta de menores aquejadas por abusos, según testimonios recibidos por la fiscalía y funcionarios.

Las mismas fuentes dijeron que el fuego fue iniciado por las menores que protestaban por abusos en su contra y se agravó porque estaban encerradas bajo llave. El Estado mantenía internados en el lugar a por lo menos 600 menores, entre niñas y varones.

Desde el 2015 la Procuraduría de Derechos Humanos y organizaciones defensoras de la niñez habían denunciado que los menores s menores eran víctimas abusos sexuales, físicos y psicológicos.

Cansados de maltratos y vejaciones los menores optaban por fugarse, como el martes, un día antes del incendio. Al ser recapturadas, las niñas habrían prendido fuego a colchonetas como forma de protesta, las llamas se extendieron.

La mayoría de los familiares dicen que las niñas estaban ahí por malos comportamientos o rebeldías propias de la edad.

Familiares y amigos empezaron a sepultar el viernes a las menores fallecidas.

Siona Hernández García fue una de las primeras menores del albergue en ser enterrada.

Un ataúd blanco, como se acostumbra para los menores, guardó sus restos y fue depositado en un humilde nicho del Cementerio General, en la capital guatemalteca.

Carlos Soto, director del Hospital San Juan de Dios, dijo el viernes que médicos especialistas estadounidenses llegaron desde Galveston, Texas, para ayudar evaluar a las menores y apoyar en su tratamiento, y confirmó que la Procuraduría General de la Nación consiguió visas humanitarias para ocho de ellas, con la intención de que sean trasladadas a Estados Unidos para ser atendidas.
GA/GR


Comment Box is loading comments...