Ejecutivo

Estamos obligados a empoderar a las niñas: Bárbara García Chávez

* Reciben 13 artistas el nombramiento de Ciudadanas Distinguidas.


* * La concejala municipal invitó a reflexionar sobre la importancia de garantizar el derecho humano a la educación, el arte y la cultura

Redacción

SemMéxico. Oaxaca. 9 marzo 2017.- Las niñas no deben ser menos, ni tener menos o soñar a menor escala que los varones, la sociedad y el gobierno estamos obligados a potenciar su desarrollo, a empoderarlas si queremos un cambio real hacia la igualdad, sostuvo la regidora de Igualdad de Género y Derechos Humanos, Bárbara García Chávez, durante la entrega de reconocimientos a 13 artistas como Ciudadanas Distinguidas.
En el primer patio del ex convento de la Soledad, hoy sede del poder municipal de Oaxaca de Juárez, la regidora a nombre de la Comisión de Igualdad de Género dijo que en esa tarea las artistas son consideradas fundamentales por su pasión, compromiso, alma libre y conciencia creativa, y son desde ahora referente de las mujeres que en el futuro seguirán sus pasos.
En un acto emotivo para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, las artistas colocadas en la primera fila en sillas especiales, detrás sus familias, el funcionariado de cultural de la capital y del Estado, como la secretaria de las Culturas y Artes de Oaxaca, Ana Isabel Vásquez Colmenares, García Chávez hizo un recuento sobre la historia del 8 de marzo, marcado por la lucha de las mujeres por mejores condiciones laborales, el sufragio y la paz.
Además recordó a Olimpia de Gouges, quien luchó por la vindicación de los derechos de las ciudadanas francesas, y citó al filósofo francés Poulain de la Barre quien afirmó que el feminismo es una apelación al buen sentido de la humanidad y refirió, más adelante, el cómo las mujeres están colocadas en una perpetua minoría de edad.
García Chávez preguntó entonces ¿Hemos de seguir repitiendo el pasado? ¿qué nos falta por hacer?
Fue entonces que la concejala municipal invitó a reflexionar sobre la importancia de garantizar el derecho humano a la educación, el arte y la cultura, estrategias dijo, que contribuyen a una sociedad más sana, menos violenta –en específico contra las mujeres- y más justa, una herramienta que contribuye a la transformación personal y social.
Por ello, destacó que en el marco del Día Internacional de la Mujer, el gobierno de la ciudad reconoció a las 13 artistas cuya trascendencia y trayectoria son ejemplo para las mujeres de todas las edades, no sólo de Oaxaca sino de todo el mundo.
Antes de concluir su discurso que emocionó a las artistas, vitoreó ¡Qué vivan las mujeres libres! ¡Qué viva la igualdad!. Después por varios minutos los aplausos, palmadas que se prolongaron a lo largo de la noche cuando cada una de las artistas pasó a recoger un facsímil de la cédula real emitida por Carlos V cuando la Villa de Antequera fue elevada al rango de ciudad en 1532, en la cual iban impresos sus nombres, los cuales fueron entregados por el presidente municipal, José Antonio Hernández Fraguas.

Ciudadanas Distinguidas
Pintoras, esculturas, bailarinas de danza contemporánea, músicas y cantantes, teatreras, fotógrafas y cineastas componen el grupo de 13 mujeres cuyas obras y presentaciones han puesto el nombre de Oaxaca en alto, como dice la frase común.
Ahí, en la sillería de honor estaban Alejandra Serret y sus más de 40 años como bailarina y actualmente directora de la Compañía Estatal de Danza Contemporánea. Ella, cuya educación artística fue acunada por su madre Lola Bravo y su tía Guillermina Bravo, creó en los años setenta la licenciatura en Danza Contemporánea en la recién instituida Escuela Superior de Música y Danza en Monterrey, Nuevo León. Algunos años después, hace casi 35 años, invitada por Rufino Tamayo se hizo cargo de la cátedra de Danza Contemporánea en la Escuela de Bellas Artes de la UABJO. Desde entonces, esta mujer que corrió el cuerpo y la postura, que lo hizo ágil, se quedó en Oaxaca y ha formado a cientos de bailarines, algunos de ellos de fama internacional.
A su lado, otra maestra de la danza contemporánea, América Escalera Baños, quien siendo niña mostró su tenacidad y capacidad para hacerse camino hasta la perfección y que al paso de los años fundó Koreos, una compañía de danza-teatro y más tarde Quimera, donde niñas pequeñas hilvanas sus propios sueños.
Ana Santos Mejía pintora joven pero de larga trayectoria que tomó las paredes de casas viejas y solitarias para mostrar sobras, fantasmas o personas para que las habitaran, fue asalto de creatividad. Hoy, la obra gráfica, pintura y video de Ana Santos está en diversos lugares del mundo y ha expuesto en casi todo el país, es como ella, una viajera en su transporte favorito, las bicicletas, el más noble invento de la humanidad, como dice ella, mientras busca su camino del alma.
Ángeles Cruz cineasta, directora, actriz de televisión, teatro y cine, interrumpió un trabajo en el extranjero para asistir. Llena de energía envuelta en su reboso negro y su ropa mixteca subió a recoger su diploma, atrás dejó La Tiricia o como curar la tristeza y La Carta, dos importantes cortometrajes en los que ella le da voz a los secretos dolorosos: la violencia sexual infantil y el amor lésbico. Nacida en la mixteca oaxaqueña y ganadora de una palmilla de La Palmita que otorga el Tour de Cine Francés y otros reconocimientos en escenarios nacionales e internacionales, sostiene “que nadie te diga que no se puede”, segura, sin duda, de que ella sí pudo.
Cecilia Winter es norteamericana de nacimiento, pero decidió ser mexicana por elección desde la década de los noventa. Vive en Oaxaca desde hace 45 años. Estudió piano desde niña y descubrió hace algún tiempo la importancia de reparar, intervenir o restaurar los órganos antiguos de las iglesias y construidos en el siglos XVIII y XIX. Es desde hace 16 años directora del Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca, un regalo de la vida porque satisface su interés en la música, disfruta esa responsabilidad desde el aspecto antropológico y, lo mejor, se mete al pasado por esas ventanas al tiempo que datan de 1544.
Ivonne Kennedy es artista plástica, su constancia podría materializarse en más de 450 obras, en todos los formatos, que están en un lugar, en un espacio del mundo, en una ciudad como las que pinta y, donde los humanos parecen ausentes, pero miran sin ser vistos a través de los cristales de edificios o de calles sin esquinas. El más reciente, el Mural del Milenio, una obra colectiva en el Museo del Carmen en la Ciudad de México. Preocupada por la condición de las artistas, hace unos años fundó el Colectivo Arte Guenda, Grupo Internacional de Mujeres Artistas. Guenda el vocablo zapoteca que significa “el alma de las cosas”.
La violista Judith Reyes Ortiz, integrante desde hace 17 años de la Orquesta Sinfónica Nacional, creció artísticamente bajo la enseñanza de María Vdovina en la Escuela de Música “Vida y Movimiento”. Ha sido invitada en diversas orquestas de México y de otras partes del mundo, y ha tocado en lugares como el legendario Musikverein de Viena. Sabe que pertenece a una generación de mujeres que ha irrumpido en un espacio donde hasta los años ochenta del siglo pasado eran las ausentes.
Lorena Esther Vera Hernández es como Alebrije, se transforma es cantante, compositora, productora, bailarina y actriz. Pachuco, Ixoc, la muerte, José Chamorro, un tigre, el diablo. Junto con Ignacio Carrillo, durante más de dos décadas se dedicó a estudiar e investigar la producción musical de los pueblos negros de la costa oaxaqueña, con y por quienes produce su primer disco “Re percusión negra” (2006) y en 2009 viaja a Francia para producir Rekindio, una producción musical que años más tarde presenta también en Oaxaca. Rekindio, producción del compositor franco-español Bernardo Sandoval, un réquiem a los pueblos indígenas, tras el desencuentro entre América y Europa hace más de quinientos años. En él, Lorena Vera le da voz a América, canta en zapoteco el reclamo fuerte que busca el perdón sin lograr el olvido.
Miriam Ladrón de Guevara dejó su formación universitaria formal de psicóloga clínica para dar paso a su formación del medievo, de maestra en maestro. Vino a Oaxaca por tres días y se quedó para siempre. Su obra concentrada hoy en la elaboración de mujeres que danzan, caminan, que llevan la vida de faldas hechas de pedazos de rompecabezas, son parte de la decoración de edificios en Europa, Norteamérica y Sudamérica.
La fotógrafa Paola Dávila Pineda construye fotográficamente las imágenes, es como repetir la experiencia de su vida. Ser la artista le significó mucho esfuerzo, porque también el talento se construye, afirma quien pasó los veranos de su infancia rodeada de la naturaleza. Una niña que admiró siempre los retablos, esculturas y pinturas de las iglesias. Todo ello la hace, todo eso es parte de su vida actual, de su trabajo. La memoria no se construye, está ahí guardada, lista para accionar como una cámara y producir esa fotografía por la que espera días o semanas. Paola Dávila Padilla siempre en transformación, paradójicamente, detiene la vida a través de la fotografía.
Siegrid Wiese dice que su madre la parió en la Ciudad de México, pero ella asegura que nació en Oaxaca. De manera formal pinta y dibuja desde los 19 años, organiza sesiones de dibujo con modelos. Pese a su juventud suma más de ochenta exposiciones en Oaxaca, luego en el resto del país y otros países. Creó hace cinco años Erótica, un festival donde el erotismo es llevado a través de todas las artes. Para Siegrid Wiese pintar es una necesidad. A través de sus trazos dice lo que siente y piensa, habla y se conoce a sí misma, hace realidad sus pensamientos y se entiende.
Tita Cuenta Cuentos es la parte imaginaria de Teresita Osante Altamirano, su nombre real. Ese personaje de tono infantil nació con su hija y su hijo cuando descubrió la importancia que tenía leerles cuentos. Disfrazada hizo lo mismo en una fiesta infantil y así empezó, una fiesta infantil familiar, a las fiestas de los hijos de sus amigas, luego en las escuelas, hoy ha visitado 350 municipios de Oaxaca y en Cancún, un kínder lleva su nombre. Pero un día escribió sus propios cuentos, sus propias reglas de vida y una especie de consejos de una Maga para deshacerse del desamor.
Wagive Jiménez nació en el teatro. Tres cuartas partes de su vida las ha dedicado a las artes escénicas. Desde que tenía ocho años lo hace de manera formal, pero a los tres participó en una pastorela. Ha experimentado todas las etapas: actriz, directora, productora y dramaturga. Se graduó como licenciada en Actuación en la Escuela Nacional de Arte Teatral, estudios que le permiten “condensar y ordenar” quince años de trabajo previo y también el futuro. Para la actual becaria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en la categoría de Jóvenes Creadores por el proyecto El diario secreto de Desdémona, a través del grupo Cuauhpanco (palabra náhuatl que quiere decir en castellano “sobre el tablado”), que ella preside, aborda las urgencias sociales como la violencia hacia las mujeres.



Comment Box is loading comments...