Ejecutivo

Muchas mujeres mexicanas aún no disfrutan los efectos de las políticas públicas de género: OCDE e Inmujeres

* Las brechas de género siguen siendo grandes en los resultados educativos, la participación en el mercado de trabajo.


* * 47 por ciento de las mujeres en edad de trabajar forman parte de la fuerza laboral y más de la mitad trabajan en la informalidad.

Redacción

SemMéxico. Cd. de México. 8 marzo 2017.- Sólo el 47 por ciento de las mujeres mexicanas en edad de trabajar forman parte de la fuerza laboral, muy por debajo del promedio de la OCDE de 67 por ciento, en tanto que más de la mitad de ellas en edad de trabajar tienen empleos informales con poca o nula protección social.
Eso reveló la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en su estudio “Construyendo un México Incluyente: Políticas y Gobernanza para la Igualdad de Género”, que realizó en colaboración con el Instituto Nacional de las Mujeres, a cargo de Lorena Cruz Sánchez.
Tras considerar que México está avanzando lentamente en el camino hacia la igualdad de género, en el estudio la OCDE reconoce que el Gobierno mexicano ha logrado mejorar la integración de la perspectiva de género en sus políticas públicas.
Sin embargo, precisa que a pesar de esos esfuerzos muchas mujeres mexicanas todavía no sienten los efectos de esas políticas en el hogar, el trabajo o en espacios públicos.
“Las brechas de género siguen siendo grandes en los resultados educativos, la participación en el mercado de trabajo, la remuneración, es estado de la informalidad, y las horas de cuidado de los niños y el trabajo doméstico no remunerado”, señala.
Considera que “todo el potencial de desbloqueo de México”, dependerá de manera crucial de la forma en que las políticas públicas consigan cerrar las brechas de género existentes en la vida política, social y económica, y promueva el cambio social real.
Afirma que ello dependerá de que se logren incorporar todas las políticas y presupuestos públicos a los objetivos de igualdad de género en todos los niveles de gobierno y asegurar su efectiva implementación con verdaderos resultados de inclusión.
En la presentación de dicho estudio, el titular de la OCDE, José Ángel Gurría, expresó que la contribución de las mujeres al desarrollo económico y social de México es de suma importancia.
“Tenemos que reconocerla y potenciarla. Hay muy pocas políticas más eficaces para mejorar el desempeño económico de México y terminar con la pobreza y las desigualdades que el empoderamiento económico y laboral de las mujeres en un contexto de igualdad de género”, subrayó.
Agregó que las jóvenes mexicanas enfrentan desafíos especialmente graves, como la tasa de embarazo adolescente que es la más alta en la OCDE, porque tienen cuatro veces más probabilidades de no estar en empleo ni en educación ni capacitación que los hombres.
Sobre el hecho de que únicamente el 47 por ciento de las mujeres en edad de trabajar formen parte de la fuerza laboral o que más de la mitad trabajen en la informalidad, consideró que eso afecta seriamente la productividad del conjunto de la economía, aumenta la inseguridad financiera y acentúa la pobreza y la desigualdad.
Reconoció que diversos estereotipos, normas sociales y contenidos de la televisión y otros medios masivos de comunicación, reforzados en las familias y en la sociedad, aún limitan las posibilidades de desarrollo para las mujeres.
“Las mujeres mexicanas padecen una de las mayores cargas de trabajo no remunerado entre los países de la OCDE, dedicado por ejemplo al cuidado del hogar y de la familia, y enfrentan también mayores niveles de violencia, lo cual limita sus libertades y su seguridad”, recalcó.
Gurría destacó que el 67 por ciento de las mujeres mexicanas ha sido víctima de violencia de género, y sostuvo que el conjunto de desigualdades que sufren las mujeres, además de ser condenables moralmente, “tienen un alto costo económico”.
GA/GR


Comment Box is loading comments...