Mujeres

El Zócalo, el corazón de las mujeres, en el 8 de marzo

Los 8 de marzo debían ser todos los días, porque es una celebración de lucha: Mancera.


* Se duplicará el número de mujeres conductoras Ateneas, de 75 a 150

Sara Lovera

SemMéxico. Cd. de México. 8 de marzo de 2017.- Con una temperatura de 12 grados, en la plancha del Zócalo se colocaron 17 nuevos autobuses Atenea, las invitadas subieron a uno de ellos conducido por Lupita Martínez, una de las 75 conductoras de este servicio.

Había muchas mujeres Ateneas, las que conducen, las que aparecerán en las dovelas de los autobuses Dina, modernos, tecnológicamente avanzados. Autobuses donde quienes los utilizan, en el 80 por ciento lo hacen gratuitamente: menores de 5 años, personas con discapacidad y de la tercera edad.

Se ha convertido en el más popular servicio, este que fue duramente criticado pero que hoy es apreciado por las mujeres de la ciudad. Ahora en los nuevos, se podrán leer los cuentos de Beatriz Espejo, los libros de Guadalupe Loaeza, en forma virtual.

Hay trayectos, que duran más de 75 minutos o 150, aprovechables y en forma segura por todas las usuarias.

En el Zócalo aplaudían las Ateneas, cuando el jefe de Gobierno, afirmó que los 8 de marzo debían ser todos los días, porque es una celebración de lucha. Más aplausos cuando formalmente avisó que el personal de su gobierno se unía al Paro Internacional de las Mujeres.

Lo interesante fue subir al autobús. Ahí arriba Martha Chapa estaba emocionada porque también su vida estará en las dovelas, pero además Lupita, conductora, bajó la bicicleta delantera como acto de demostración. Atrás Laura Itzel Castillo micrófono en mano haciendo de anfitriona y conductora de la actividad, nerviosa y contenta. El jefe de gobierno ayudó a bajar la bicicleta reconociendo que las mujeres podrán transportarse de dos maneras por el autobús y por la bicicleta.

¿Ello es posible?, me asaltó la pregunta. Sí, eso hago todos los días, me contó, la secretaria de gobierno, Patricia Mercado, desde el corazón de la ciudad hasta la delegación Benito Juárez donde vive. Además se hace ejercicio, se llena la persona de energía y se contribuye a la buena salud.

Y no faltó la emoción de Dolores Padiera, al interior del autobús, convertida de golpe y porrazo en la nueva presidenta del Senado de la República, desde hoy mismo. Me dijo que el tema Trump tiene a senadoras y senadores en constante alerta, en reuniones virtuales con los congresistas de los Estados Unidos y que el papel del Senado en los próximos meses será crucial para el país y las relaciones con el vecino del norte.

En la plancha estaban montones de fotógrafos. Los de logística llamaban a tener cuidado, la plataforma del presídium tenía sillas casi en el aire. Luego más aplausos, cuando Laura Itzel anunció que se duplicará el número de mujeres conductoras, de 75 a 150. Y tronaron otra vez los aplausos con el anuncio de ampliación de horario.

Más allá del discurso de la ciudad libre, informada, democrática, lo que había este 8 de marzo, era la convicción de que en los lugares de mando, el 80 por ciento de las invitadas, venían de hace 40 años, de la marcha, la calle, la demanda, la petición y la protesta.

Algunas marcharán y pararán con todas las del mundo, porque la igualdad no está resulta, porque como diría Teresa Inchaústegui aún no hemos terminado y todavía es necesario continuar con medidas temporales, llamadas de acción positiva, para equilibrar la desigualdad.

O como recordó Ana Lilia Cepeda, en 1988 se transgredió todo, en el mero centro de Convenciones de La Habana, donde las mujeres denunciamos el fraude electoral. Y Benita Galeana se lo dijo a Fidel Castro.

Y la conclusión de Laura Itzel, era inquietante. Aquí estuvo y está, la izquierda libertaria.



Comment Box is loading comments...