Hombres

Juan José Arreola: irreverencia, avidez e inteligencia

Teresa Vale presenta su libro en el que reúne una década de pláticas con Juan José Arreola

2018-12-03 21:00:15 Leído : 43 veces.
Arreola Vale. Las mejores conversaciones. Se presentó en la FIL

Analy S. Nuño

SemMéxico, Guadalajara, 3 diciembre 2018.- La irreverencia, avidez e inteligencia de Juan José Arreola que durante 10 años continuos mostró entre risas y discusiones con la periodista Tere Vale en un espacio de ABC Radio, podrán ser leída luego de varios años de transcripción en el libro Arreola Vale. Las mejores conversaciones.

 

Durante la presentación del libro de la editorial Porrúa, en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, Tere Vale señaló que el libro que le llevó año y medio en hacerlo permite a los lectores conocer “la gran figura que fue Juan José Arreola”, a quién calificó como un hombre encantador, inteligente, divertido y culto.

 

“No solamente fue un gran escritor, sino que fue un gran ser humano al quien yo tuve la oportunidad de conocerlo, de tratarlo, de pelearme muchas veces con él, de reírme muchas veces con él. Este libro dentro de su modestia coadyuva a que mencionemos la gran figura no solamente en las letras sino como conversador y como ser humano que fue Juan José Arreola”, dijo.

 

El libro reúne en 300 páginas las pláticas que con un café de por medio, el escritor y la periodista intercambiaron en la década de los 80’s en el programa El Don de la Palabra y que fueron transmitidas en bloques de 3 minutos. Como parte de la presentación se transmitió una de las pláticas que tuvieron en 1985 el escritor y la periodista y política, en la que Arreola asevera que las mujeres biológicamente no están capacitadas para el amor todo el tiempo, mientras que Vale le señala que esa postura es de 2000 mil años antes. Sin embargo, el audio fue interrumpido a los 3 minutos 15 segundos.

 

“Lo maravilloso de libro es que van a leer por primera vez de corridito”, señaló de inmediato Martha Sosa, en aquel momento productora de ABC Radio, quién pidió a los lectores imaginarse al escritor y la periodista dentro de una cabina de radio.

 

“Lo que nosotros necesitábamos era aprovechar cada segundo de esa conversación entre Tere y el maestro Arreola porque era una conversación que ya había empezado y así como escucharon que termina era siempre porque no había forma de hacer entender al maestro Arreola que eran capsulas de 3 minutos, o sea, si pudimos convencer de eso a Carlos Monsiváis, a Juan Villoro, a muchos que sí obedecían, o nos hacían caso, pero al maestro Arreola no había manera, él se sentaba y decía ‘tú no vas a venir a decirme lo que tengo que hacer’. Cuando compren el libro y lo lean, se imaginen detrás de ese vidrio y los vean en la conversación”.

 

Sosa señaló que las conversaciones en muchas ocasiones fueron tan ríspidas que Arreola le llamaba bruja a Vale, sin embargo, estás se dieron en una horizontalidad en la comunicación al tratarse como iguales y conectarse sin importar la diferencia entre lo que cada uno representaba.

 

En este sentido, Nicolás Alvarado señaló que Arreola-Vale fueron una de las grandes parejas de la radio mexicana al ser “personalidades tan absolutamente dispares pero maravillosamente complementaras que sabían cosas tan distintas, Arreola era el conversador por excelencia, el más encantador, más seductor, más tramposo, más gozoso imaginable, era un extraordinario conversador y se encontró con la horma de su zapato, se encontró con una fresca para decirlo en cristiano, es decir, con una mujer que todo el tiempo se dedicaba a provocarlo, a socavarlo, a superarlo de manera inteligente y graciosa y Arreola jamás supo resistirse a la gracia femenina y varios tuvimos el privilegio de atestiguar eso”.

 

Luego de contar anécdotas y recodar pláticas y peleas con el escritor jalisciense, Tere Vale señaló que las tres cosas que la unían a Arreola eran “la avidez por entender, era un curioso profesional y nos reforzábamos eso uno al otro; la segunda es que despertaba en mi actitudes muy antagónicas hacia las cosas que él decía, era un gran adversario con el que me gustaba pelear sobre todo porque había un contenido neuronal muy importante y, la tercera era el sentido trágico de la vida, aunque no lo puedan creer Arreola era hilarante, excéntrico, excitante, divertido pero era también muy depresivo como yo”.

 

SEM/asn/sj

 


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS