Ejecutivo

Invisibilidad de personas mayores: del comedor hasta el Senado

Discriminación castiga más a las mujeres mayores

2018-10-11 22:03:49 Leído : 370 veces.
• Vejez ocasiona maltrato, abuso, despojo, violencia y abandono

SemMéxico, Cd. de México, 11 octubre 2018.- Las personas mayores, más si somos mujeres, somos discriminadas, “no es lo mismo ser vieja que ser un viejo”. La discriminación empieza desde la casa por parte de la familia, en las zonas populosas en donde yo vivo, la abuelita sale desde la madrugada por la leche, lleva a las y los nietos a la escuela, hace de comer y ya, cuando está cansada y quiere ver la televisión, la hija le dice que no porque aumenta el costo del recibo de la luz.

María de los Ángeles Fuentes Vera, activista de los Derechos Humanos, señaló que es falsa la premisa que valora la juventud como un sinónimo de productividad y que la interpretación negativa de la vejez ocasiona maltrato, abuso, despojo, violencias y abandono.

Además, se cruza con otras formas de discriminación como el género, la etnia, la desigualdad, lo que potencializa un grave problema de exclusión social.

Fuentes Vera participó en el Foro Personas Mayores. Hacia el reconocimiento, pleno goce y ejercicio de sus derechos humanos organizado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), a iniciativa del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX) y en vinculación con el Comité Ajusco de Derechos Humanos A.C.

La activista, de 76 años, hizo hincapié en que existen instrumentos internacionales como la Convención Interamericana sobre Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, que en su capítulo IV, correspondiente edad a los derechos protegidos, Articulo 5, sobre igualdad y no discriminación por razones de edad, dice: ¡Queda prohibida por la presente Convención la discriminación por razones de edad en la vejez!

Por otra parte, asegura que las personas mayores somos invisibles la mayoría del tiempo, pero en elecciones si somos reconocidos porque somos 11 millones 300 mil votantes.

Agregó que es grave reconocer que para los espacios de toma de decisión, que van desde la mesa del comedor hasta el Senado de la República, las personas mayores somos invisibles.

Las políticas sociales no están comprendidas como una acción de prevención y una medida para garantizar el desarrollo de las economías locales y nacionales, las personas mayores somos vistas como un gasto extra, como personas improductivas y de bajo valor.

Reconoció, sin embargo, que existen herramientas para disminuir la discriminación como La Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación del Distrito Federal, publicada el 24 de febrero de 2011, que en su artículo 5º determina la prohibición de cualquier tipo de discriminación, enunciando entre sus múltiples dimensiones la edad.

También destacó la Constitución de la Ciudad de México que en su Artículo 11 fracción F, señala: Las personas mayores tienen los derechos reconocidos en esta Constitución, que comprenden, entre otros, a la identidad, a una ciudad accesible y segura, a servicios de salud especializados y cuidados paliativos, así como a una pensión económica no contributiva a partir de la edad que determine la ley.

Tomando en cuenta las necesidades específicas de mujeres y hombres, la CDMX establecerá un sistema integral para su atención que prevenga el abuso, abandono, aislamiento, negligencia, maltrato, violencia y cualquier situación que implique tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes o atente contra su seguridad e integridad.

Al respecto, indicó que es de resaltar que esta legislación incluya los cuidados paliativos, y dijo estar orgullosa que somos avanzados en ese tipo de legislación, aunque lamento que todavía no se ratifique la Convención Interamericana sobre Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

El foro fue inaugurado por el magistrado Álvaro Pérez Juárez, presidente del TSJCDMX.

 

2030: habrá 4 millones de personas mayores en la CDMX

También estuvo presente la presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de la Ciudad de México, Nashieli Ramírez Hernández, quien señaló que es fundamental promover a través de diferentes estrategias y espacios, la construcción de una sociedad incluyente que reconozca y valore la contribución social realizada por mujeres y hombres mayores.

Se estima, dijo, que para el año 2030, en la Ciudad de México vivirán aproximadamente cuatro millones de personas mayores de 60 años, de la cual la mayoría serán mujeres.

Esta proyección demanda visibilizar el problema y trabajar con la participación de las personas mayores en el diseño de estrategias y de un andamiaje institucional política, económica y de inclusión social; desde un enfoque de curso de vida y con perspectiva de género, además de su reconocimiento en la Constitución Política de la Ciudad de México.

 

La CDHDF refrenda su compromiso de continuar acompañando la lucha de este grupo de atención prioritaria, con el propósito de mejorar las condiciones para un ejercicio pleno de sus derechos.

 

SEM/em/sj


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS