Ejecutivo

Empoderamiento económico de las mujeres, tarea pendiente

Realizan en México Encuentro de la Comunidad del Sello de Igualdad de Género

2018-09-13 15:56:30 Leído : 628 veces.
• El desarrollo será sostenible si logramos incorporar plenamente a las mujeres: Eternod

SemMéxico. Cd. de México 13 de septiembre de 2018.- México enfrenta grandes desafíos en materia de desigualdad, en el ámbito del trabajo y de la economía en general, “brechas que sabemos que tienen múltiples variables algunas de carácter institucional, otras discriminatorio pero que requieren medidas para generar cambios”.

Así lo expresó la representante de ONU Mujeres en México, Belén Sanz Luque, durante el acto inaugural del Encuentro de la Comunidad del Sello de Igualdad de Género del Programa de certificación para instituciones públicas y privadas del Programa delas Naciones Unidas para el Desarrollo.

Ante representantes de los sellos de igualdad de Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Panamá, República Dominicana, Uruguay y México, Sanz Luque afirmó que los datos indican que en México las mujeres participan en un 43 por ciento en el mercado laboral formal; las mujeres dedican gran parte de su tiempo a los trabajos de cuidados no remunerados.

Las mujeres contribuyen por medio de esa tarea, por lo menos en 24 por ciento del Producto Interno Bruto. Por lo tanto, desde Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) en acompañamiento con otras instituciones, se han llevado a cabo tareas para elaborar una estrategia laboral de cuidados como eje central de las políticas de derechos de las mujeres, agregó. 

El reciente comité de expertas de la CEDAW revisó los avances del Estado mexicano en la materia y de una serie de relaciones relevantes que tienen que ver con incorporar a las mujeres al mercado laboral formal, reducir la brecha salarial que aún prevalecen, así como la adopción de políticas de cuidado. “Me gustaría resaltar que tanto en México como en otros países hemos estado impulsando la adopción de los principios del empoderamiento económico”, añadió la representante de ONU Mujeres en México.

A su vez la secretaria ejecutiva del INMUJERES, Marcela Eternod Arámburu, expresó que el desarrollo solo será sostenible si logramos incorporar plenamente a las mujeres, si cerramos las brechas de desigualdad. Todas y todos tenemos derecho a vivir con respeto y equidad.

En México se vale copiar todo aquello que sea bueno y benéfico para que se puedan alcanzar más pronto los objetivos:

“El que estemos aquí es un ejemplo del poder que tienen las alianzas entre las instituciones, las del sector público y privado. El tema que nos reúne es cómo vamos avanzando para garantizar todos y cada uno de los derechos de las mujeres. La autonomía económica de las mujeres ha sido muy investigada pero también hay que enfrentar otros problemas que tienen las mujeres en nuestro país, como es el poder salir de los círculos perversos de violencia, dependencia y subordinación”.

Asimismo, mencionó que para alcanzar los siete objetivos y 169 metas se necesita trabajar mucho y muy rápido. “Estamos en 2018, el 2030 se encuentra a escasos 12 años. En términos de crecimiento, desarrollo, bienestar, los 12 años se van a ir muy rápido. El que las mujeres se inserten en el mercado del trabajo proporciona un mejor clima laboral, genera respeto, igualdad, promovemos con mucha más eficiencia y se transmite algo muy benéfico para las empresas. La relevancia que tiene la igualdad en la productividad para el mercado ha sido también muy estudiada”.

Dijo que en México desde el 2013 se ha trabajado en el modelo de cuidados y en la Norma de la Igualdad Laboral de No Discriminación, que es una nueva herramienta que fortalece el modelo plural y además conjuga los esfuerzos de la Secretaría del Trabajo y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

“Al INMUJERES le da gusto que la Norma ha acumulado 327 certificaciones con cuatro mil 400 sitios en dos años, superando por mucho lo que hicimos en el modelo de equidad y de género en los 10 años anteriores. Este indicador no es sólo un número, quiere decir que cada vez más empresas, más organismos e instituciones están buscando certificándose con esta norma porque ven los beneficios que tienen otras empresas”.

Me da gusto que estemos hoy aquí y que el Instituto pueda conocer todos los avances que tienen ustedes, sus esquemas, certificaciones, en donde han obtenido mejores resultados porque esto es de gran relevancia para que aceleremos el paso”.

En su oportunidad, Antonio Molpeceres, representante de las Naciones Unidas en México, aseguró que los países del mundo hace dos años se comprometieron a asegurar la participación plena y efectiva de las mujeres en la igualdad de oportunidades y liderazgo en los niveles decisivos de la vida política, económica y pública.

En el tema político, destacó, hay que reconocer que ha habido avances importantes en la región. En el caso de México, el Congreso tendrá 50-50 y en el Ejecutivo también, sin embargo, reconoció que la brecha de desigualdad en el tema económico es una tarea pendiente.

Apuntó que en América Latina y el Caribe se estima que el 78 por ciento de las mujeres que están ocupadas lo hacen en sectores definidos como de baja productividad. Lo que implica peores remuneraciones.

“El empoderamiento económico de las mujeres cobra más importancia que nunca, si el objetivo es generar economías más prosperas y resilientes. Los datos arrojan que cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen. El empoderamiento económico de la mujer es un buen negocio. Las empresas se benefician con él”, citó.  

El encuentro se lleva a cabo los días 13 y 14 en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

SEM/la/sj




COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS