Mantendrá el PCM su postura opositora en gobierno de AMLO

Nahle: acabará el dispendio oficial en los sindicatos

2018-08-06 19:49:03 Leído : 117 veces.
Funcionarios partidistas superan el salario que López Obrador se fijó

Crescencio Cárdenas Ayllón

 

SemMéxico, 6 agosto 2018.- Pues el fin de semana fue lanzado otro reto de parte de personas que son de la cercana confianza del candidato triunfador de la votación, como lo he venido señalando, del primero de Julio y para lo cual seguimos usando el acrónimo de AMLO –Andrés Manuel López Obrador--, es que se acabará con el dispendio  oficial en los sindicatos (¡Anjá!) se escuchó desde las tribunas dicho por el respetable público invisible) porque desde siempre se sabe que los sindicatos sin excepción alguna sirven de cobijo a ladrones, delincuentes y corruptos que se divierten acumulando riqueza personal explotando a los trabajadores sin remordimiento de conciencia alguno.

 

Pero se espera que con la coyuntura que se presenta en estos momentos con el cambio en la Presidencia de la República las cosas cambien verdaderamente aunque existen sospechas de que muchos de los líderes se cobijan de sus trapacerías con el fuero Constitucional, la mayoría agarra puestos de elección popular,  para seguir esquilmando a los trabajadores agarrados del trapecio que la vida les puso enfrente para presumir lo que le han quitado a los millones de mexicanos que laboran de “sol a sol” y son exprimidos con cuotas excesivas y obteniendo cero beneficios y prestaciones.

 

Es por ello que se aseguró que en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se acabarán los dispendios de los sindicatos y no habrá cacería de brujas, prometió la próxima secretaria de Energía, Rocío Nahle.

 

En entrevista con medios, rechazó que Carlos Romero Deschamps, secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, se convierta en el símil de su antecesor Joaquín Hernández Galicia, conocido como La Quina, o de la ex lideresa magisterial, Elba Esther Gordillo Morales, por el poder y control que tiene sobre el medio. Los petroleros decidirán el futuro de Romero Deschamps, dijo la futura secretaria de Energía

 

Abordada en las inmediaciones de la casa de transición al salir de una reunión, la diputada federal declaró: “Debemos entender todos los mexicanos que, el triunfo que se le dio a Morena y al licenciado Andrés Manuel López Obrador es –precisamente– para un cambio de administración, régimen y [de] cómo se hacían las cosas”.  Aseguró que, tras el cambio de gobierno no habrá cacería de brujas contra líderes sindicales, pues, “nosotros tenemos que construir para adelante”.  Aclaró, por otro lado, que para nada se ha reunido con Romero Deschamps.

 

Agregó que serán respetuosos de los organismos sindicales, pues estos gremios, presentes en todo el mundo, surgieron como forma de organización de trabajadores para cuidar sus derechos; sin embargo, ya el dispendio, los recursos, todo lo que fluía, tanto de las empresas hacia los sindicatos, ya no va a ser. Rocío Nahle puntualizo que serán los empleados quienes decidan si Romero Deschamps permanece al frente del sindicato petrolero; no obstante, destacó que las épocas han evolucionado.

 

Los trabajadores tienen que resolver cuál es la situación del señor, [pero] los trabajadores tienen que ver que no son los mismos tiempos, que va a haber autonomía para ellos y ojalá que ellos resuelvan lo más pronto posible, dijo. La legisladora destacó, por otro lado, que el proceso de traslado de las oficinas de Petróleos Mexicanos será paulatino y debe estar acompañado del diálogo con trabajadores de base y sindicalizados.

 

Informó que se advierte un exceso de plazas de confianza en el sector, no obstante, el análisis del organigrama aún continúa y la comunicación con toda la secretaría comenzará una vez que sea entregada la constancia de mayoría al virtual presidente electo.  Nahle confirmó que ya se produjo una conversación con el secretario de Energía en funciones, Pedro Joaquín Coldwell, aunque aún falta el encuentro formal.

 

Pero al mismo tiempo se dio a conocer que El plan de “austeridad republicana” de Andrés Manuel López Obrador incluye reducciones de salarios en buena parte del sector público, donde algunos funcionarios partidistas ganan más que el monto que se fijó como salario al ser el próximo presidente de México.  López Obrador anunció que ganará 108 mil pesos mensuales, y que ese será el tope para cargos del Ejecutivo.

Sobre los recursos a partidos políticos, López Obrador dijo que Morena rechazará los mil 500 millones de presupuesto que le corresponderán para 2019 –según el cálculo actual–. En tanto, una diputada de su partido presentó una iniciativa para reducir a la mitad el financiamiento público a los partidos. Con 850 millones de pesos, el PAN es el que recibirá el segundo mayor presupuesto para el próximo año, y, de acuerdo con información de la Plataforma Nacional de Transparencia, es el que mejor paga a sus cuadros, a pesar que desde 2015 han adoptado un plan de austeridad.

Directores y secretarios del PAN, los mejor pagados.- Ocho funcionarios panistas, sin incluir al presidente del partido, reciben una remuneración superior a 108 mil pesos mensuales, según los datos actualizados al segundo semestre de 2017 del tabulador de salarios del PAN. El más alto registrado es el del director jurídico, Eduardo Aguilar Sierra, que como remuneración neta tiene 91 mil 343 pesos, pero con prestaciones sube hasta un monto total de 168 mil 147.

Le sigue el director del Registro Nacional de Militantes, Jesús Eduardo Urbina Lucero, con 143 mil 456 pesos; el tesorero, Edgar Mochar Kuri, quien fue el coordinador operativo de la campaña presidencial de Ricardo Anaya, con 130 mil 697 pesos, y el Secretario de Comunicación, ex vocero en la contienda, Fernando Rodríguez Doval, con 122 mil 528. Después, con sueldos totales de entre 115 y casi 109 mil pesos, están la directora de Informes de Campaña, Elda Leticia García Domínguez; el contralor, José Luis Puente Canchola; el secretario de Elecciones, José de Jesús González Reyes, y la secretaria de Fortalecimiento Interno e Identidad, la queretana Adriana Aguilar Ramírez.

Ricardo Anaya, que fue presidente del PAN hasta diciembre, reportaba ejercer el cargo “de manera honoraria”, sin sueldo, aunque en el primer semestre del año sí había percibido 103 mil 550 pesos mensuales, lo más alto para un líder partidista. Eso a pesar de que cuando llegó a la dirigencia blanquiazul, en 2015, prometió austeridad y bajó su sueldo a la mitad de lo que ganaba su antecesor (que era 185 mil). Aunque los datos no están actualizados sobre la presidencia de Damián Zepeda, durante el primer semestre de 2017 tuvo, como secretario general del partido, una remuneración total de 192 mil 547 pesos, la más alta del tabulador; en el segundo semestre se redujo a la mitad: a 96 mil 911.

PVEM y PT, sin información pública de sueldos.- Otro partido que ha reportado funcionarios mejor pagados que el tope que propone López Obrador para el gobierno es el Partido Verde. Sin embargo, su tabulador no incluye a los dirigentes del Comité Ejecutivo Nacional. El sueldo más alto que tiene registrado fue durante 2016: un total de 164 mil 265 pesos mensuales a la entonces secretaria de Procesos Electorales, Lorena Suárez Valdivia.

También reportó pagar 116 mil 928 a Xavier López Adame, entonces en la Secretaría de Comunicación, hoy secretario técnico del CEN. El tabulador no informa del salario del vocero nacional, máximo cargo en el partido y que actualmente ocupa el senador Carlos Puente.

Algo similar ocurre con el tabulador del Partido del Trabajo (PT): no aparece Alberto Anaya, que por 28 años ha liderado ese organismo, ni otros altos cargos de su Comisión Ejecutiva Nacional. El mayor sueldo reportado es el de una asistente de finanzas, con 42 mil 758 pesos.

Animal Político solicitó a ambos partidos la información sobre los sueldos de sus dirigentes, pero hasta ahora no obtuvo respuesta.

Los sueldos de los presidentes de partido.- La revisión de los tabuladores de todos los partidos políticos arroja que Luis Castro Obregón, presidente de Nueva Alianza desde hace siete años, cuyo partido perderá en este 2018 su registro al no obtener ni el 3% de la votación en las elecciones federales, tiene una remuneración total de 100 mil 335 pesos mensuales.

Le sigue el del PRI. Este partido tiene uno de los registros más actualizados de todos, por lo que reporta el sueldo de René Juárez (que ocupó el cargo de mayo a julio de 2018) en 83 mil 727, el mismo que tenía su antecesor, Enrique Ochoa. Después está Movimiento Ciudadano. Dante Delgado, que no se denomina “presidente” sino “coordinador” de la Comisión Operativa Nacional, percibe 83 mil 400 pesos, según la última actualización del primer semestre de 2018.

El Partido Encuentro Social (PES), que también perderá el registro por no tener 3% de la votación, paga a su líder, Hugo Eric Flores, 81 mil 082 pesos. Con el sueldo más bajo –aunque los datos están desactualizados–, se colocan los presidentes de Morena y del PRD, con poco más de 66 mil pesos al mes en ambos casos.

Del primero, la última información es de junio de 2017, cuando todavía era dirigente López Obrador, mientras que la actual presidenta, Yeidckol Polevnsky, aparecía en el cargo de secretaria general “de manera honorífica”, sin sueldo. Del sol azteca no hay dato de la remuneración de su dirigente en 2018 ni 2017, pero un año antes aparecía Alejandra Barrales, con 66 mil 173 al mes.

Decían en un pasaje de la obra  Don Juan Tenorio “los muertos que vos matáis gozan de cabal salud” y es el hecho de que ahora el que se creía desaparecido Partido Comunista de México (PCM)

Porque se aseguró que es de izquierda, y en este sentido será oposición a la administración de Andrés Manuel López Obrador, quien encabezará un gobierno de lo que llamamos la nueva democracia social, aseguró Ángel Chávez Mancilla, miembro del comité central de dicha agrupación política.

 

En el contexto del VI Congreso del PCM, el también secretario político del partido en Ciudad de México consideró que el gobierno de Morena será “en esencia, lo mismo que las gestiones del PRI y del PAN”. Es un gobierno de capitalistas, porque López Obrador tiene atrás a empresarios, así que será un gobierno que va a continuar con las políticas represivas hacia los trabajadores porque atrás están los monopolios.

 

El dirigente acotó que con la consigna de la unidad nacional, lo que hace es atraer a los trabajadores a que respalden posiciones de capitalistas. La unidad nacional oculta las diferencias de clase.

 

Para el PCM, los gobiernos capitalistas, independientemente si la gestión que ejercen es neoliberal, socialdemócrata o progresista, han demostrado que no buscan soluciones para la clase obrera y los sectores populares, lo que buscan es prolongar la explotación, asegurar el poder de los monopolios, la dictadura de clase de la burguesía, engañando a los pueblos con falsas esperanzas.

 

El PCM estima que con López Obrador se mantendrán las políticas anti obreras y antipopulares de manera similar a los sexenios anteriores, por lo que no consideramos que se esté dando ningún giro a la izquierda, sino la continuidad del capitalismo.

 

 ¿Qué tal eh?

 

Y al creer que con AMLO e había acabado las entrevistas de banqueta que son el deporte favorito de los colegas que cubren sus actividades actualmente pues se creía que habían pasado a libro de la historia de las anécdotas periodísticas esa situación banquetera tradicional, pero ¿qué creen?, que solamente las transformó en “entrevistas de escalera” ya desde ese lugar en el que sobresale a gusto de las cámaras de foto y de tele y es por ello que del segmento La transición  del periódico La Jornada rescaté esta nota que consideré importante compartirla con ustedes respetados lectores y espero que también sea de su interés.

 

“Amor y paz”, pidió AMLO a los medios de comunicación que ayer por la mañana rodearon atropelladamente el Jetta blanco que lo transportó de su domicilio, en Tlalpan, a sus oficinas en la colonia Roma, en busca de más detalles sobre el desayuno que tuvo con José Antonio Meade, ex candidato presidencial del PRI, en su casa.

 

Miren cómo me tienen, reprochó el virtual presidente electo a los reporteros que se agolparon en torno al vehículo a mitad de la calle Chihuahua, a unos cuantos pasos de la entrada a la casa de transición; incluso, un camarógrafo se acostó sobre el cofre para tomarlo de cerca.

 

Ya fue este desayuno, ustedes ya se enteraron (por las redes sociales)... No hay nada secreto, todo es público. Ya lo di a conocer, mencionó entre una andanada de preguntas en torno al encuentro.

 

¿Por qué reunirse en lo oscurito? ¿Fue por petición de Meade? se le preguntó alrededor de las 11 de la mañana. –Miren cómo me tienen... No voy a hablar más de lo que ya dije en el face. Ya expresé el sentido de la entrevista –respondió, al tiempo que pedía que los reporteros gráficos y camarógrafos hicieran buena toma para que vean cómo me tienen.

 

López Obrador argumentó que con el video que subió a sus redes sociales –en el que apareció junto a Meade– era más que suficiente. Ya hablé, ustedes están en su papel, pero advirtió a una ciudadana que logró colocarse cerca de él en medio del enjambre de periodistas, y que dijo lo protegía, ellos son mirones profesionales.

 

Cuestionamientos: La lluvia de preguntas, sin embargo, no cesaba. ¿Va a incorporar a Meade a su gobierno?, ¿será gobernador o vicegobernador del Banco de México? ¿Qué pasó con las acusaciones por el desvío de recursos en Chihuahua y en la Sedesol –en que se vio implicado el ex abanderado del PRI–? Uno es rehén de lo que dice y dueño de su silencio, soltó el virtual presidente electo entre risas.

 

¿Comunicación social será a través de redes sociales? –se le preguntó, ante la ausencia de su pequeño equipo de prensa. Amor y paz, dijo. Los periodistas le dijeron que Ayer (jueves) vino el secretario particular de Meade y se consultó a comunicación social si habría encuentro y nos lo negaron –se le insistió.  AMLO comentó  “A lo mejor no sabían ellos... Ya se dieron los hechos... Nada que esconder, absolutamente” resaltó.

 

¿La reunión con Ricardo Anaya va a ser en las mismas circunstancias? –continuó el interrogatorio.

“Ya no voy a tratar el tema, además no voy a caer en provocación. ¿Escucharon? Amor y paz.

 

¿Quién es el enlace de prensa del equipo de transición, Jesús Ramírez o César Yáñez? –se le inquirió, continuó el interrogatorio de banqueta y respondió,  “Estamos tapando la calle, ¡vámonos! ¿Me van a dejar pasar?

 

Uno de sus choferes logró abrir paso al vehículo, ante los fallidos intentos de periodistas, por más de cinco minutos, para que López Obrador se bajara del auto para contestar preguntas.

 

Pasadas las dos de la tarde, el tabasqueño dejó sus oficinas, y otra vez el Jetta blanco fue rodeado por los reporteros para saber del resto de sus actividades del día. En medio de una caótica entrevista, confirmó que este sábado y domingo estará en Chiapas, voy a hacer trabajo de campo para la siembra de un millón de hectáreas de árboles maderables y frutales... el desarrollo agropecuario, todo lo que tiene que ver con el rescate del campo, sobre eso estoy trabajando... Nos veremos el lunes temprano.

 

Por lo demás, todos estamos bien.

 

SEM/cc

 

 


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS