Internacional

Madres nicas “Vivos se lo llevaron, vivos lo queremos”

La rebelión que se vive en Nicaragua es desigual.

2018-07-02 14:29:58 Leído : 328 veces.
La maternidad y la iglesia católica son instituciones fuertes en Nicaragua.

SemMéxico/SEMlac.  Managua. 2 de julio de 2018.- Vivos se lo llevaron, vivo lo queremos” es la frase más repetida en los dos últimos meses en las redes sociales nicaragüenses. Adecuada al sexo de la víctima, la frase acompaña fotos de decenas hombres y mujeres, principalmente jóvenes, detenidos sin orden de captura, ya sea por la policía o por fuerzas para militares, y se repite varias veces todos los días, con nuevos rostros, nuevos lugares. 

Desde el 27 de junio, Jaqueline Altamirano madre de Roberto Cruz Altamirano, junto a otras tres mujeres, se encadenaron a los portones de auxilio judicial otro de los jóvenes presos. Las mujeres denunciaron que sus hijos están secuestrados a pesar de que no existe ninguna acusación oficial y ellas tienen en sus manos ordenes de libertad. También dijeron que las autoridades no permitieron la entrada de los jueces ejecutores.  Cansadas y llorando también estaban encadenadas al cierre,  Nidia Úbeda, tía de Solange Massiel Centeno Peña, de 20 años, y Mayra Tijerino, madre de Eduardo Manuel Tijerino.

Dos gigantescas marchas, la realizada en honor a las madres de caídos, el día de las madres, 30 de mayo, y otra realizada el sábado 30 de junio, llamada la marcha de las florespara honrar la memoria de seis niños de entre 16 y trece meses fueron atacadas con balas en Managua. No obstante, sendas marchas tuvieron lugar en León, Matagalpa y otras ciudades. Las personas marcharon con ramos de flores, fotos de los niños mártires, imágenes religiosas, tambores indígenas, y sobre todo la bandera nacional.

La maternidad y la iglesia católica son instituciones fuertes en Nicaragua. Ambas protagonizan la rebelión que desde el 18 de abril desarrolla la sociedad nicaragüense contra el gobierno de Daniel Ortega. Si se comparan asesinatos y población, esta cifra significaría para un país como México, 5,842 asesinados, mientras que si fuera, China la cifra sería de 66,202. 285 muertos, de ellos 27 menores de edad, el menor de 13 años meses La ANPDH también reporta 156 desaparecidos, y más de 1.500 heridos. 

Madres y muchos padres encabezan la lucha por justicia frente a los portones de la tenebrosa cárcel de El chipote, donde opera las oficinas de auxilio judicial. Todos los días un grupo permanece en los portones judicial preguntando por sus hijos, con el temor de que estos aparezcan sin vida y tirados en predios montosos, tal es el caso de Keller Pérez Duarte quien salió en una moto de una universidad, tomada por los estudiantes, y apareció muerto, en un ignominioso botadero de cadáveres usado por Anastasio Somoza en la insurrección de 1979, con señales de haber sido torturado y estrangulado.

Asimismo, el día sábado 29 apareció con un balazo en la cabeza en la morgue de Auxilio judicial, el empresario de 60 años Vicente Rappacioli, desaparecido desde el 26 del presente mes. En el Chipote, algunas mujeres piden que les entreguen a sus hijos como estén, en pedazos, si así lo están. Otras rezan, y se acompañan con imágenes religiosas. Otro grupo de mujeres ha conformado una comisión de apoyo, tanto a la que han perdido hijos como a las que buscan a los secuestrados.

Buscar la liberación de su nieto Bernardo Jarquín, de 27 años, le costó unos 5 días a la anciana Anastacia Morales Centeno, de 96 años, quien a lagrima viva se culpaba por el encarcelamiento de su nieto, quien al darse cuenta de que había un tiroteo por el sitio donde su abuela retiraba su pensión, se fue a buscarla.

Sin lugares para guarecerse o realizar sus actividades fisiológicas, las madres congregadas en los portones de El Chipote, pegan cartulinas con as fotos de sus hijos. En los predios de la catedral metropolitana donde fueron liberados un grupo de presos, entre ellos el nieto de dona Anastasia, el muchacho, de rodillas abrazado al cuerpo frágil de su abuela hicieron llorar tanto a los presentes, como a quienes miraban el evento en vivo

Ella explicaba que se fue a cambiar su cheque de jubilada, y como se desato una balacera, su nieto se fue a buscar a su “mita”, siendo apresado. Solamente después de XX días confirmaron que el muchacho estaba preso y fue liberado gracias a la intervención de sacerdotes. Ese día se liberaron unos 15 jóvenes, ninguno de los cuales fue apresado con orden judicial.

La rebelión que se vive en Nicaragua es desigual. La población se enfrente a tropas armadas con fusiles de guerra, drones y profusión de vehículos, especialmente, camionetas Toyota Hilux, conocidas como las camionetas de la muerte y las caravanas de hombre vestidos de negro se parecen a las que representan las tropas de ISIS.

Los grupos de madre s padres se cambian cada día, pues en los barrios en donde se levantaron barricadas para protegerse de las llamadas caravanas de la muerte, delatores pertenecientes a los llamados Comités de Liderazgo sandinista, se encargan de señalar a para policías y militares las identidades de los jóvenes asi hayan participado o no, en la protesta.

La rebelión que se vive en Nicaragua es desigual. La población se enfrente a tropas armadas con fusiles de guerra, drones y profusión de vehículos, especialmente, camionetas Toyota Hilux, conocidas como las camionetas de la muerte.

Cada 8 horas las fuerzas militares asesinan una persona

La semana pasada arribaron al país, Álvaro Botero y Fiorella Melzi funcionarios del grupo de Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) con el fin de asesorar la Comisión de Verificación y Seguridad de la Mesa de Diálogo, conformada por la Alianza Cívica por la Justicia y la democracia y representantes del gobierno para buscar salida a la crisis. La Conferencia Episcopal de Nicaragua CEN, actúa como mediadora de la misma. Pero hasta la fecha a pesar de que el gobierno se comprometió a cesar la represión, cada 8 horas las fuerzas militares asesinan una persona,

La venida de estos representantes de organismos internacionales fue interpretada como una protección ante los asesinatos, el estado de sitio, no declarado, sigue en pie. A plena luz del día la policía dispara contra la población, policías y para militares con capuchas disparan contra la población y sin ninguna orden judicial sacan de sus casas a personas delatadas por simpatizantes del gobierno por participar en marchas o ayudar a levantar barricadas. Un pintor que trabaja en la Catedral de León, y decoró una barricada con ilustraciones de niños mártires fue detenido por esta causa, y posteriormente liberado por la presión de la población.

Una rebelión sangrienta de realismo mágico

Las imágenes de esta rebelión parecen provenir de alguna película. Por un lado, en casi todas las ciudades del país, se reportan tras las barricadas con altares a la virgen María y señoras rezando novenas o entonando cantos.La Virgen de la barricadas se ha dado en llamarlas, en otros lados cuando en Facebook live reportaban, la entrada de las llamadas caravanas asesinas y soldados de a pie, una señora sostenía una imagen de la Inmaculada Concepción, mientras clamaba, “asesinos, no maten, la Virgen los está viendo”.

En la norteña ciudad de Matagalpa, en medio de un ataque armado de paramilitares y policías antimotines, Monseñor Rolando Álvarez, avanzó hacia la policía junto con otros sacerdotes con el Santísimo en sus manos, y se detuvo el ataque. Desde las pantallas de sus televisores, miles de nicaragüense, vieron desfilar camionetas, ambulancias y camiones trasladando unos mil hombres fuertemente armados, incluyendo francotiradores, para militares y antimotines para rescatar a Ramón Avellán un comisionado de la policía cuyo comando se mantuvo sitiado pro casi dos semanas.

La desigual operación costó la vida de seis heroicos pobladores. Uno de ellos, Marcelo Mayorga “armado” con una tiradora, y una bolsa de canicas de vidrio. Al día siguiente, la población se metió es sus casas, y Masaya parecía un pueblo fantasma. Pero cuando empezaron a circular por las redes, los llamados de auxilio del pueblo indígena de Monimbó ubicado a la orilla de la ciudad y también lleno de barricadas, se anunció que se dirigían a Monimbó los Obispos.

La comitiva estuvo encabezados por el Cardenal Leopoldo Brenes, el obispo auxiliar Monseñor Silvio José Báez, el nuncio apostólico Stanislaw Sommertag, sacerdotes de Managua, y representantes de la Coalición Cívica por la Democracia y la Justicia, entre ellos, Azhalea Solis, Sandra Ramos, Lesther Aleman y Juan Sebastian Chamorrro.

Al llegar la comitiva, la gente se lanzó a las calles ondeando la bandera nacional, algunas mujeres se hincaban, mostraban sus imágenes, pedían la bendición. Tras un pequeño acto acompañado por el ronco sonido de los atabales indígenas. La comitiva se dirigió al comando de la Policía. La intervención logro la liberación de prisioneros, y el cese al fuego, que la policía pese a firmar acuerdos, reanudo contra el pueblo indígena, al día siguiente por la tarde. FIN

 


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS