Un gobierno de mujeres y gays en España

Para muchas personas, no puede haber un feminismo sin estar unido a políticas sociales, a los derechos humanos (y de humanas).

2018-06-12 12:19:43 Leído : 89 veces.
Resolver el género en un gabinete de gobierno es sólo simbólico si no es transversal en toda la sociedad.

SemMéxico. Barcelona, España. 12 de junio de 2018.- La foto del nuevo Gabinete de Gobierno del estado español ha dado la vuelta al mundo por su característica totalmente inusual: una presencia mayoritaria de mujeres (11 de 17 personas) y significativa de gays (3 de 6 hombres). Pero también lo hizo la idea de que cuán relevante es la presencia mayoritaria femenina y homosexual a la hora de gobernar, de si es un recurso de imagen o de si se trata de una forma de vender las políticas sociales a cambio de espejos y cuentas de colores para las clases desfavorecidas.

Pedro Sánchez fue nombrado presidente español luego de que triunfara una moción de censura que dejó en la calle a Mariano Rajoy y a su partido, acosado por denuncias de corrupción. Sánchez asumió al cargo gracias a votos del izquierdista Podemos y de partidos independentistas catalanes, además de los vascos, y en un estado crítico en el que las demandas regionales tensaban inclusive las relaciones con Europa.

Aunque el antecesor de su partido (PSOE) en la presidencia, José Luis Rodríguez Zapatero, ya había elegido un gabinete paritario y en el gobierno de Rajoy había algunas mujeres en cargos importantes, el nombramiento actual mayoritariamente femenino (además de otros personajes muy mediáticos y alejados de la política) en los ministerios ha generado, en algunos espacios, una sensación de ilusión y frescura. 

Desde sectores feministas se ha aplaudido esa presencia mayoritaria de mujeres en cargos de importancia dentro del gabinete, así como que algunas ministras declaren su feminismo y que tengan gran solvencia profesional; pero, a la vez, se ha cuestionado cuánto desde el feminismo se debe aplaudir cuando se trata de un partido de gobierno que, por sus actos más que por discursos, en realidad no cambiará de fondo la política económica y social que se lleva a cabo en España desde hace varios años, regida por los mercados y las empresas del IBEX35.

Para muchas personas, no puede haber un feminismo sin estar unido a políticas sociales, a los derechos humanos (y de humanas). Así como para quien el feminismo también debe estar aparejado a la lucha contra el racismo y contra la depredación del medio ambiente que caracteriza al capitalismo. 

Las desigualdades sociales de clase, raza, género, origen, religión, etc. van juntas. Ser pobre, negra, musulmana, del sur del planeta y mujer es una suma de todo ello. ¿Es posible resolver una sin la otra? ¿Y si al menos se pudiera eliminar la desigualdad de género, no sería un avance?

Las personas elegidas por Sánchez tienen un pasado que genera dudas respecto a estos asuntos, como: estar a favor de un plan ambiental dudoso de una gran empresa, ser periodista de programas televisivos considerados basura, ser muy conservador y siendo juez no hacer nada ante denuncias de torturas... y una señal en materia económica puede ser que los mercados y el IBEX35 están tranquilos. 

Tener un gobierno que en el fondo no represente un cambio importante en políticas sociales y económicas y que tenga como rostro mayoritario el femenino, además del gay, crea un sentimiento, por una parte, agridulce para quien puede valorar esta presencia poco habitual y, por otra, de desconfianza para quien asegura que se trata de una estrategia de mostrarse progresista con acciones de maquillaje político en el que el género de las autoridades de gobierno sería un buen recurso.

Tradicionalmente la izquierda global ha dicho que con un cambio de régimen o de sistema la liberación de la mujer sería automática, no se ha demostrado aún ni siquiera al interior de los mismos partidos. 

Obviamente resolver el género en un gabinete de gobierno es sólo simbólico si no llega transversalmente a toda la sociedad. Pero los simbolismos son importantes y en este caso por algo están. El feminismo en España ha crecido. Ahora, las cuestiones sociales son un asunto pendiente y las conquistas históricas logradas desde el siglo pasado siguen estando en serio peligro.


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS