Acoso sexual, condenado en el mundo, premiado en México

A ex subdirector lo premiaron desde antes con la jefatura de prensa de la CNC

2018-03-18 16:38:59 Leído : 2221 veces.
Exoneran a ex director del Canal Judicial, actual vocero del candidato presidencial del PRI

Guillermo Correa Bárcenas

SemMéxico/Paralelo 23. Cd. de México. 18 de marzo de 2018.- Ciudad de México; 2 de marzo de 2018.-Mientras en las grandes ciudades del mundo las denuncias de acoso sexual que se han convertido en un movimiento mundial para que se castigue a los culpables, en México un asunto que escandalizó hace unos años por haberse dado dentro de lo que es el Canal judicial es premiado, según las víctimas, con la impunidad y mucho más pues uno de los principales protagonistas acusado es el actual vocero del candidato presidencial…José Antonio Meade Kuribreña.
El 11 de marzo de 2015 medios informativos titularon: Por acoso sexual, limpia de ex Televisos en la SCJN. Y en el texto se detallaba cómo el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales, le pidió su renuncia inmediata al director del Canal Judicial, Enrique Rodríguez Martínez, quien incluso –destacaba la nota—podría enfrentar cargos penales, debido a que según fuentes del máximo tribunal hay diversas denuncias por acoso laboral y sexual contra el también ex reportero de Televisa.
Pero no sólo se va el director del Canal Judicial –se asentó en el texto informativo de esa fecha--, sino todo indica que habrá una limpia de ex Televisos, porque la contraloría de la Corte solicitó la renuncia al subdirector general de Información, Francisco Barradas Ricardez, y a Alberto Villa Dávalos, director de área del Canal Judicial, quienes también fueron empleados de Televisa.
Más: “Las renuncias a estos funcionarios se solicitan apenas unos días después de que despidieron al también ex reportero de Televisa y de Monitor, Marco Antonio Silva, quien era subdirector de producción, pues fue denunciado por acoso sexual y laboral, junto con otros directivos del canal.
“Los problemas para los altos directivos despedidos del Canal Judicial no quedan ahí, pues apenas el sábado y domingo pasados agentes de la Procuraduría General de la República (PGR) emprendieron un cateo en las instalaciones del Canal Judicial, y encontraron droga, por lo que se inició una averiguación previa contra un funcionario de cargo menor.
En el mismo contexto de la incursión del Ministerio Público Federal en instalaciones de la Suprema Corte, se encuentran las indagatorias por acoso laboral y sexual que hicieron públicas 18 trabajadores y ex trabajadores del Canal Judicial. La Suprema Corte no ha emitido un posicionamiento oficial al respecto”.
En efecto, la SCJN tardó años para dar su veredicto que se dio a conocer a la opinión pública este 21 de febrero. La resolución de la Corte limpia de culpa –exonera—a Enrique Rodríguez ya que nueve ministros votaron a favor de eso y sólo dos en contra. Por cierto, uno de estos es el del propio presidente de la SCJN quien, trascendió, no estuvo de acuerdo con la propuesta favorable al acusado del ministro Arturo Saldívar Lelo de Larrea
De acuerdo con textos periodístico, el fallo causó indignación en las víctimas, y suponemos que en muchas personas y organizaciones que seguramente en breve fijarán su postura. Solo que en el ámbito del PRI no se esperan sorpresas en contra del que fue acusado de acoso sexual y laboral. Mucho menos de José Antonio Meade Kuribreña, debido que el susodicho actúa de vocero en su campaña presidencial y forma parte del equipo de Comunicación Social priista.
Tampoco habrá de suceder alguna condena de parte del senador Ismael Hernández Deras, líder de la Confederación Nacional Campesina (CNC), donde se ha refugiado otro de los acusados de nombre Francisco Barradas Ricárdez a quien lejos de castigo se le premió desde hace meses con el cargo de jefe en la oficina de Comunicación Social cenecista.
El 3 de noviembre pasado recordamos el asunto motivados por los escándalos de reconocidos personajes del extranjero que se han ganado el repudio de gran parte del mundo al ser acusados de lo mismo que a los supuestos comunicadores mexicanos.
Recordamos que el escándalo creció cuando agentes de la Procuraduría General de la República realizaron un cateo en las oficinas del Canal Judicial y hallaron drogas. El expediente C.I 6/2015 de la Contraloría Interna de la SCJN detalla también pornografía, incluidos videos, y la práctica de un ritual denominado “manto sagrado”, que consistía en dar golpizas a los trabajadores de la comunicación de recién ingreso. Las denuncias públicas de las empleadas datan desde 2012. Si bien han sido reiterados los anuncios de que habrá castigo ejemplar, hasta el momento impera la impunidad.
Cabe señalar que lo acontecido ha sido denunciado reiteradamente en distintas publicaciones a través de colegas preocupados por lo que han sufrido otros y otras por personajes como los nombrados. Uno de ellos fue Jesús Aranda quien en febrero de 2017 lo hizo en La Jornada, antes de que nos abandonara en esta vida. En junio pasado, Salvador García Soto en su reconocida columna Serpientes y Escaleras publicó: “Pornografía y videos explícitos de contenido sexual en computadoras oficiales, prácticas de maltrato y agresiones físicas contra trabajadores golpeados en extraños rituales, acoso sexual directo y ambiental contra empleados hombres y mujeres, torneos de videojuegos y consumo de bebidas alcohólicas en oficinas públicas en horas laborales, fueron algunas ‘infracciones graves’ que la Contraloría Interna de la SCJN documentó y hoy, por lo que toca a Enrique Rodríguez,
La acusación de “acoso laboral, en la modalidad de maltrato físico” fue formulada y probada, según los testimonios de la Contraloría. El sujeto al que le tocaba el ‘Manto Sagrado’ era llamado por Silva a su oficina, se le obligaba a cubrirse con la manta y todos lo golpeaban aún tirado en el suelo, incluido el director Enrique Rodríguez, que según varios testimonios llegó a golpear a los empleados cubiertos con un objeto de plástico de les dejó lesiones visibles en la cara. La práctica era ‘obligatoria’ y a aquel que se resistiera o se quejara de las golpizas era marginado y relegado por los directivos del Canal incluso con la disminución de prestaciones, órdenes de trabajo o lo comenzaban a aislar por no ser ‘de confianza’.
Las acusaciones de “acoso sexual ambiental” denunciado por varias mujeres y hombres que laboraban en el Canal Judicial, fueron documentadas y probadas, con base en diversos testimonios. “Esas prácticas efectuadas en forma sistemática y persistente en el centro del trabajo…resultaban humillantes y ofensivas para quien las percibe”, concluyó la Contraloría en su investigación.
Por lo menos 20 testimonios de empleados del canal judicial, reporteros, camarógrafos, conductores, dijeron haber visto a Barradas en repetidas ocasiones consumiendo bebidas alcohólicas, que mandaba comprar a los mismos empleados, y que consumía en su oficina en vasos de plástico o en botellas de refresco, “mientras subía las piernas en su escritorio”. Varios declarantes dijeron que era frecuente que el subdirector del canal llegara en estado alcoholizado a sus labores, sobre todo después de la hora de comida.
Como se dijo al inicio, mientras fuera del país las denuncias de acoso sexual acaban o dañan con las trayectorias de famosos, por ejemplo Knight Landesman, codirector de la revista ArtForum; Kevin Spacey, estrella de House of Cards; Roman Polansky, Wody Allen y Harvey Weinstein, todos ellos relacionados con la actividad cinematográfica –entre otros, en México, por el contrario, se les premia con puestos directivos, como si nada hubiera pasado. En el caso particular de este texto, se cuestiona también la falta de protesta de legisladoras cenecistas que conocen del caso y lo ignoran, funcionarias, organizaciones dedicadas a la defensa de las mujeres y de hasta las propias trabajadoras del gremio periodístico que hasta el momento no han expresado siquiera solidaridad con las víctimas del Canal Judicial.

tigrebilly@hotmail.com


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS