Redes

Embarazo adolescente en Xalapa: un estudio del IMMX

La oficina del Registro de Civil señala que Xalapa es uno de los 13 municipios de entidad con un mayor índice de nacidos vivos registrados de madres menores de 20 años de edad.

2018-02-26 20:27:21 Leído : 282 veces.
Del 2000 al 2016, fueron asentados en ese municipio 5,086 niños y niñas de parejas en concubinato.

SemMéxico/Libertad bajo palabra, Xalapa, Veracruz, 26 febrero 2018.- Incluso sin haberlo vivido o percibido de cerca, todos conocemos que el embarazo en adolescentes en México es un problema de salud pública. Dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, México ocupa el primer lugar en este tipo de casos, pues registra que de cada mil nacimientos, 64.2 corresponden a hijos de jóvenes de 15 a 19 años de edad. En contraste, Suiza reporta apenas 4.3. ¿Pero qué ocurre en el ámbito local?
Hasta hace poco, si queríamos saber acerca de la situación del embarazo adolescente en Xalapa, debíamos satisfacernos con esporádicas notas periodísticas al respecto. Las cifras abundaban, pero faltaba algo: la voz de las protagonistas y un análisis profundo de la situación que permitiera sentar las bases de una política pública adecuada al respecto.

Con ese objetivo, el Instituto Municipal de las Mujeres de Xalapa (IMMX) desarrolló el estudio “Investigación sobre la situación del embarazo en adolescentes y abandono escolar en el municipio de Xalapa, Veracruz. Propuestas de prevención, reinserción escolar y promoción laboral”, documento al cual pude acceder gracias a que fue amablemente compartido por el IMMX vía Facebook hace un par de semanas. Tras una lectura, comparto aquí los datos que más llamaron mi atención.

* “La oficina del Registro de Civil señala que Xalapa es uno de los 13 municipios de entidad con un mayor índice de nacidos vivos registrados de madres menores de 20 años de edad. Del 2000 al 2016, fueron asentados en ese municipio 5,086 niños y niñas de parejas en concubinato, en las cuales la edad de las madres fluctúa entre los 13 y 17 años, mientras que la edad de los padres está entre 14 y 60 años”.

* De acuerdo con la encuesta aplicada a jóvenes estudiantes xalapeños, la información sobre la actividad sexual la obtienen principalmente de los maestros, pláticas impartidas por instituciones y progenitores. Internet, libros y revistas, familiares y amigos ocupan los últimos lugares. “Esto contradice a la creencia de que este tipo de información se da principalmente por los medios comunicación y amistades”. Y añade un poco más de responsabilidad a los educadores y representantes de instituciones, agregaría.

* Los adolescentes “no se perciben como ciudadanas/os ni como sujetos de derechos (ni) relacionan las prácticas sexuales como un tema de discusión permanente”. Por su parte, Estado, maestros, instituciones y sociedad en general comparten esta visión. Asumen que los adolescentes deben ser considerados y tratados como sujetos a tutelar, por los cuales tomar decisiones, pues ellos –supuestamente– son incapaces. Las campañas de prevención del embarazo adolescente “los ven como seres irracionales que actúan por instinto”.

* Las campañas de prevención de embarazo están dirigidas a jóvenes urbanos y omiten las realidades indígenas y rurales. No contemplan la posibilidad de considerar la maternidad como una elección de las mujeres, pues se asume que se debe “postergar”, mas no elegir. La perspectiva de género brilla por su ausencia: se asume que las y los adolescentes son “pares”.

* Se habla de educación sexual, pero ésta está “enfocada en la reproducción y la anticoncepción, dejando el erotismo o los afectos (…). Se pretende que retrasen el inicio de la vida sexual y no (enseñar) cómo tener una relación placentera y satisfactoria”. Ya lo hemos dicho aquí: ¡Urge hablar de deseo y consentimiento!

* El embarazo y su prevención suele abordarse a través de los valores, “dando una connotación moral y no de derechos humanos”.

* La juventud xalapeña conoce los métodos anticonceptivos, pero no su función. Pide mucho la pastilla de emergencia.

* Los padres se siguen espantando y rechazando que se les dé pláticas informativas sobre el tema a estudiantes. Parecen creer que tener tal información los “erotizará”. Las adolescentes embarazadas son estigmatizadas. Los padres temen una suerte de “contagio” en sus hijas.

* Aunque la población encuestada es sólo una muestra, por lo que hay que tener cuidado con generalizar, resulta alarmante que una mayoría, tanto hombres como mujeres, haya considerado como cierto que “ser madre es lo que mejor que le puede suceder a una mujer”. En general, también marcaron como totalmente cierto y cierto “las mujeres con varios novios se ven mal” y como cierto que “cuando una mujer se embaraza debe tener a su hijo”.

* Para esta investigación se entrevistó a un grupo de cinco mujeres, dos de ellas adolescentes embarazadas en dicho momento, y tres que fueron madres en su adolescencia. Las entrevistadas dijeron contar con conocimiento sobre los métodos anticonceptivos, pero los mitos, prejuicios y la presión social les impidieron su uso. Se destaca que negociar el uso del preservativo no fue posible y que el proyecto de vida de las adolescentes se centra en formar una familia. Debido a la imposibilidad de acceder a una interrupción del embarazo legal y segura en el estado, “no se puede hablar de decisión o de una hija o hijo deseado”.

Todo esto apenas son un par de anotaciones y no corresponden a todo el documento. Si desea conocer más, lo invito a buscarlo en la página de Facebook del Instituto Municipal de las Mujeres Xalapa.

Cecilia Muñoz Mora




COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS