Ejecutivo

En 100 años, la igualdad salarial entre hombres y mujeres

En México, las mujeres ganan menos que los hombres por cada hora de trabajo realizada

2018-01-30 16:08:26 Leído : 1139 veces.
Para las mujeres recibir una remuneración igual por un trabajo igual, se convierte en la llave de acceso a otros derechos

Redacción
SemMéxico, Cd. De México, 30 enero 2018.- Si las tendencias actuales respecto a las políticas salariales entre hombres y mujeres prevalecen, se necesitarán más de 100 años para alcanzar la igualdad, según cálculos del Fondo Económico Mundial en 2017.

Así lo dio a conocer la presidenta de Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), Lorena Cruz Sánchez, durante su participación en la Conferencia Regional “Igualdad salarial entre hombres y mujeres para economías más prósperas e inclusivas”, organizada por ONU Mujeres, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el gobierno de Panamá.

Señaló que para revertir esta situación y alcanzar la igualdad salarial en menos tiempo, es necesario generar herramientas para la medición de todas las brechas entre mujeres y hombres en el mundo del trabajo pagado, remunerado, incluyendo la desigualdad salarial en las organizaciones y promover la debida transparencia de la información sobre los salarios.

Es necesario, dijo, adoptar políticas ambiciosas que logren transformar las normas y las relaciones de género en la sociedad y en el trabajo, y combatir así la desigualdad estructural. Asimismo, crear medidas que sancionen a los centros laborales que no cumplan con la igualdad.

“Como Estado mexicano reconocemos las buenas prácticas que realizan los países para cerrar las brechas salariales y construir sociedades más igualitarias en el ámbito laboral. Quiero reconocer ampliamente a Islandia, por ser el primer país en el mundo en contar con una ley que exige a las empresas que demuestren que sus empleadas y empleados cobran el mismo sueldo por el mismo trabajo, con independencia de su género, etnia o nacionalidad, y establecen que quienes no cumplan con la ley, tendrán que hacer frente a sanciones económicas”, apuntó.

Explicó que a lo largo de su vida laboral, las mujeres siguen experimentando grandes dificultades para acceder a empleos decentes, permanecer y crecer en ellos y lograr un sólido desarrollo profesional.

“En el terreno del trabajo decente, un trabajo formal, regulado, protegido, para mujeres y los hombres, la erradicación de la desigualdad salarial debería ser muy fácil, al igual que la protección social y la garantía de todos y cada uno de los derechos laborales. Sin embargo, no es así, Hoy en día, todavía se tienen que hacer enormes esfuerzos para que se apliquen las leyes laborales, para que se respeten los derechos de las y los trabajadores y para que se sancionen las violaciones a estos derechos”.

La participación laboral de las mujeres en la región ha aumentado, pasando de 44.5% en 1992 a 56.4% en 2014 y ha contribuido de manera significativa a la reducción de la pobreza y la desigualdad; sin embargo, siguen existiendo obstáculos para que puedan tener un empoderamiento económico.

En México, la participación de las mujeres en el mercado laboral se ha incrementado en las últimas décadas. La tasa de participación de las mujeres pasó de 18% en 1970 a 44% en 2017, pero en los últimos años se ha quedado estancada. Hoy, México es uno de los 3 países en la región, con la más baja tasa de participación económica femenina.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016, poco más del 10% de las mujeres mexicanas que trabajan para el mercado señalan que tuvieron menos oportunidades que un hombre para ascender en su trabajo y 9%, que reciben un salario menor al que recibe un hombre que hace el mismo trabajo o tiene el mismo puesto que ellas.

Esto, a pesar de que en México se reconoce el derecho a la igualdad salarial tanto a nivel constitucional como en la legislación en materia laboral, y que en 2007 se reconoció la discriminación salarial como parte de la violencia económica contra las mujeres.

“Para las mujeres, recibir una remuneración igual por un trabajo igual, significa igualdad, inclusión, justicia y no discriminación, y esto se convierte en la llave de acceso a otros derechos que fortalecen su independencia y libertad, el derecho a decidir, a participar, a vivir sin violencia de género y acceder a la justicia”, explicó la funcionaria mexicana.

Algunos obstáculos que se enfrentan en México para alcanzar la igualdad salarial son la escolaridad y la segregación ocupacional. A pesar de que la escolaridad de las mujeres mexicanas incrementó de 3.2 años promedio a 9 años en 2015, siguen observándose asimetrías en las remuneraciones que reciben en relación con la de los varones. En cuanto a la segregación ocupacional se refiere a la presencia de mujeres en determinados sectores relacionados con la prestación de cuidados y en los servicios educativos.

En México, las mujeres ganan menos que los hombres por cada hora de trabajo realizada, pues la brecha de género en el salario mensual promedio para las trabajadoras de tiempo completo es de 17%, en comparación con el promedio de 15% de la OCDE.

Ante representantes de la OCDE, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y del Centro del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo para América Latina y el Caribe, Cruz Sánchez destacó una serie de avances en la materia en México entre los que destacan la creación en 1997 del Índice de Discriminación Salarial y la puesta en marcha de la Norma Mexicana en Igualdad Laboral y No Discriminación.

También, México participó en el desarrollo del proyecto “Desigualdad salarial entre mujeres y hombres en América Latina y el Caribe”, donde se hizo un mapeo de las leyes existentes en cada país que prohíben la desigualdad salarial. Se determinó la magnitud de las brechas salariales en cada país y se elaboraron recomendaciones de políticas públicas, con énfasis en políticas de compensación desde los Ministerios de Hacienda.

SEM/gr/gl




COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS