Mujeres

Tiene rector de UACM visión pobre y conservadora sobre la violencia de género

Contesta comunidad universitaria columna publicada por el Rector Hugo Aboites

2018-01-25 15:32:54 Leído : 3334 veces.
Exige atención inmediata a víctimas y reconocer mecanismos internos de protección

SemMéxico. Cd. de México. 25 enero 2018.- Como una visión pobre y conservadora sobre la violencia de género, fue calificada la opinión del rector de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), Hugo Aboites, quien la concibe como un problema que enfrenta a hombres contra mujeres.

Su opinión no abona en lo más mínimo a una solución cultural del problema, señaló la comunidad universitaria, a través de una carta dirigida al rector, en la que dan respuesta a una columna que publicó en el diario La Jornada, el 23 de diciembre pasado, y que puede ser consultada en la siguiente liga: http://www.jornada.unam.mx/2017/12/23/opinion/019a2pol.

Es preocupante que Hugo Aboites conciba el problema de la violencia de género como un asunto que enfrenta a hombres contra mujeres, cuando señala que “ustedes” (las mujeres) cuentan con el apoyo de “no pocos varones solidarios”,
como si diera una palmadita masculina en el hombro de ellas, se argumenta en la carta pública.

“Esta visión pobre y conservadora, pero reveladora de su pensamiento, no abona en lo más mínimo para una solución cultural como la que supuestamente propone el rector de nuestra casa de estudios. Hablamos de derechos de orden universal que ameritan medidas universales en las que nos involucremos las mujeres y los hombres que integramos la comunidad universitaria. Solo así, en un esfuerzo colectivo de todas y todos, podremos en efecto transformar nuestras conductas y generar una nueva cultura de género libre de violencia”, se expone.

Para la comunidad, es preocupante la postura magnánima y acrítica del rector, cuando este propone la apertura de “otros caminos”, como los que ya ha ofrecido, según él.

Sin embargo, con esas sugerencias, “lastimosamente ignora todo lo que se ha realizado en la materia dentro de la UACM desde el año 2013 a la fecha, por lo menos. Cuando enfatiza que hasta ahora todos los mecanismos ideados se han centrado en la persecución y el castigo del presunto agresor o agresora desconoce y descalifica, por simple ignorancia o a propósito, el trabajo realizado y la experiencia adquirida así como los resultados producidos en años recientes”, dice la misiva.

En la carta se señalan al menos tres documentos que ilustran —más no agotan— dicha experiencia colectiva: el Protocolo de atención a casos de violencia, acoso u hostigamiento sexual entre la comunidad universitaria de la UACM, la instancia universitaria que atiende esos casos —incluidos el abuso sexual y hostigamiento laboral—, creada por la oficina del abogado general y dada a conocer en diciembre de 2013, así como el Procedimiento de atención a violencia de género en la UACM, desarrollado por la Comisión de Mediación de la cuarta legislatura del Consejo Universitario, para dar cumplimiento al acuerdo UACM/CU-3/EX11/043/14.

“A pesar de sus contrastes, están lejos de concentrarse en el castigo a los presuntos agresores o victimarios. Por el contrario, conceden importancia central a la transformación de las prácticas, a la concientización y a la promoción de una cultura sin violencia”, explica la comunidad firmante. 

El rector de la UACM, agrega, tiene conocimiento de esos documentos. “Pero en su escrito no hace mención y, en consecuencia, descalifica y descarta ese trabajo colectivo”.

Con su artículo periodístico, el rector “está dejando un resquicio en la puerta para admitir discusiones que no pertenecen ya al seno de nuestra universidad, sino al de otras instancias donde los ex trabajadores cuya relación laboral ha terminado
con nuestra institución”.

Como ejemplo, está el caso de Enrique González Ruiz y su rescisión laboral por hostigamiento laboral y sexual, y que actualmente se discute en la Junta de Conciliación y Arbitraje.

Se destaca positivamente la intención del rector de señalar que en el contexto de violencia que afecta a la universidad, dos estudiantes fueron asesinadas por sus parejas sentimentales: “Karina” y “otra compañera”. Sin embargo, para quienes firmaron la carta de protesta, tienen que ser nombradas en aras de la memoria, por respeto a las víctimas y para no incurrir en el olvido e invisibilización: Martha Karina Torres Jorge, asesinada el 11 de mayo de 2013, y Campira Carmolinga Alanís, asesinada el 31 de diciembre de 2016.

Por otra parte, la comunidad universitaria aplaude el hecho de que el rector señale que se trata de una tarea que debe resolverse en comunidad, no solo por manos de la autoridad, sino por las mujeres y los hombres que integran la universidad. Destacan también su idea de que la educación y la transformación de la cultura son herramientas indispensables para suprimir la violencia de género y la violencia toda desde sus raíces.

En ese sentido, se exige al rector y a la Quinta Legislatura del Consejo Universitario atención inmediata y solución a las víctimas de violencia en la universidad, reconocer la existencia del Protocolo de atención a víctimas de

violencia en la UACM, reconocer de manera autocrítica la experiencia adquirida en esa casa de estudios en materia de atención a víctimas de violencia, así como en relación con las campañas en favor de una cultura sin violencia; por último, rechazar la discusión de casos que legalmente se encuentran en otras instancias.

SEM/gr/gl

Imagen: http://otrasvoceseneducacion.org/


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS