Redes

Así es la nueva pesadilla de Trump: demócrata, latina, lesbiana y candidata a gobernadora de Texas

Tiene un presupuesto ridículo, apenas cuenta con seguidores en las redes sociales y compite en uno de los estados más reaccionarios.

2018-01-20 13:35:18 Leído : 7388 veces.
Le avala una permanente historia de lucha. Se llama Lupe Valdez

Guillermo Alonso. SemMéxico/El País. Texas. 20 de enero de 2018.- Tiene 70 años, nació de dos inmigrantes granjeros mexicanos y se dejó la piel trabajando en fincas y ayudando a sus padres para pagarse la universidad. Ahora podría ser la candidata demócrata en las elecciones de Texas, EE. UU. Lupe Valdez (San Antonio, Texas, 1947) no tiene una gran suma de dinero para pagarse una campaña electoral arrasadora, pero tiene carisma y una gran historia.

"Hay una parte de mí muy espiritual y no quiero separarla de quien soy. La lesbiana, la espiritual, la latina, la mujer bajita... todo eso tiene que encajar en quién soy yo", dice

Sus cifras son casi ridículas al lado de las de los otros candidatos dentro de un sistema en el que el dinero lo es todo. Según Dallas News, Valdez tiene en su cuenta 46.498 dólares (38.000 euros) para financiarse la campaña. El actual gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott y por ahora favorito para la reelección, tiene 43 millones de dólares (35 millones de euros). Un récord para cualquier candidato de cualquier estado.

Pero la biografía de Lupe deja claro que su vida se ha construido a golpe de valor y de destruir muros en un país que desde 2016 muestra gran interés por levantarlos. Ella fue la primera latina y la primera demócrata en convertirse en la sheriff del estado de Texas en 2004. Y también la primera lesbiana fuera del armario en ocupar ese puesto. Valdez anunció su campaña el 6 de diciembre, después de dejar el puesto que había ocupado durante 12 años. La primera a la que pidió consejo, según reveló a Vice, fue a su novia.

Texas es uno de los estados con menos respeto por la realidad LGTBQI de todo Estados Unidos. En octubre del año pasado, Abbott propuso una "ley del lavabo" similar a la que ya existía en Carolina del Norte y que obliga a las personas transexuales a utilizar un cuarto de baño de acuerdo con su sexo biológico de nacimiento. Asimismo, el pasado diciembre el Supremo de EE. UU. avaló una sentencia de Texas que cuestiona la igualdad para los matrimonios homosexuales, que se refleja en prácticas tan injustas como que las parejas de gais y lesbianas no puedan aparecer como beneficiarios en las pólizas de seguro de vida o salud que ofrecen algunas empresas a sus trabajadores.

Una imagen de Lupe Valdez de joven que la candidata ha publicado en su página oficial.
Una imagen de Lupe Valdez de joven que la candidata ha publicado en su página oficial.
Lupe Valdez no salió del armario hasta la treintena, cuando, según ella, entró en contacto con otras personas LGTBQI. "Siempre supe que me atraían las mujeres, pero no fue hasta que estuve segura de que Dios me quiere tal y como soy cuando empecé a aceptarme a mí misma. Hay una parte de mí muy espiritual y no quiero separarla de quien soy. La lesbiana, la espiritual, la latina, la mujer bajita... todo eso tiene que encajar en quién soy yo", ha contado.

La web oficial de la campaña de Lupe Valdez es bonita, discreta, sencilla. La sección "español", que ofrece una versión en castellano de la web para los votantes latinos, aparece bien grande (es mucho más pequeña en la del gobernador Abbott, por ejemplo). "Me llamo Lupe Valdez y soy candidata para ser su gobernadora de Texas", se puede leer sobre una imagen de Lupe montada a caballo. "¡Únete a la campaña!".

Solo 14.027 personas la siguen en Facebook, mientras 1,2 millones siguen al actual gobernador Greg Abott. En Instagram, no llega a mil, mientras casi 5.000 personas son fans del gobernador. Pero todo esto no libra a Valdez de un optimismo a prueba de bombas. "¡Soy la perfecta candidata!", saluda siempre al comenzar sus entrevistas con los medios.

La presencia de una candidata con estas características en un feudo tradicionalmente republicano es llamativa en plena era Trump. Una gobernadora demócrata, lesbiana y con orígenes en eso que el presidente ha llamado "países de mierda" podría dar la campanada porque Valdez ya la dio anteriormente: en 2004, cuando fue elegida la primera sheriff demócrata, lesbiana y latina del estado, el exgobernador de Texas, George W. Bush, se aseguraba una segunda legislatura en la Casa Blanca con mayoría absoluta.

Valdez solo tiene 46.498 dólares para labrarse una campaña electoral, pero también el entusiasmo de gran parte del electorado latino y LGTBQI. Los medios progresistas ya la saludan como uno de las grandes esperanzas políticas del año. Los Angeles Times dijo de ella: "Lupe Valdez ya ha ganado... aunque pierda".
SEM/gr


  • TAGS


COMENTARIOS


HACER COMENTARIO



SIGUENOS